Los síntomas de la andropenia

Los síntomas de la andropeniaLa andropenia o andropausia, como popularmente se le conoce, es un síndrome clínico y bioquímico que produce transformaciones en el organismo del hombre asociado a la edad avanzada y a una disminución en los niveles séricos de testosterona.

Por lo general suele comenzar entre los 45 y 50 años de edad, iniciándose con un declive progresivo en los niveles de los andrógenos y la testosterona en el organismo, aunque en muchos casos aún con edades avanzadas no se evidencian cambios en estos niveles. Además, como estas hormonas desempeñan papeles fundamentales en las diferentes funciones del organismo masculino, sus niveles bajos terminan provocando algunas disfuncionalidades.

Actualmente se conoce que el origen de la andropenia es de carácter multifactorial pero no posee ninguna determinación genética o hereditaria. Algunos especialistas incluso han llegado a hipotetizar que se debe esencialmente a las modificaciones en las células de los testículos y en las hormonas que se producen en el hipotálamo y la hipófisis.

Entre los síntomas más comunes de la andropenia relacionados con la sexualidad pueden mencionarse: una disminución del deseo sexual, del rendimiento sexual, así como del volumen de la eyaculación, evidenciándose además una menor calidad del orgasmo.

En relación a los signos psicológicos de la andropenia, es común que aparezca la depresión o ansiedad, irritabilidad, pérdida de la auto confianza e insomnio, así como algunas manifestaciones neurológicas como fatiga, lentitud en los procesos mentales, pérdida de vitalidad, de memoria, de la capacidad de orientación espacial y dificultad de concentración.

Atendiendo a las expresiones vasomotoras y locomotoras; es común que se presenten sofocos, sudoraciones, taquicardias, cefaleas, frialdad en las extremidades, así como una degeneración artrítica, disminución de la masa y fuerza muscular y de la densidad mineral ósea.

En algunos casos también es frecuente que se evidencien cambios en la voz, sequedad y atrofia cutánea, fragilidad en el vello y el cabello, así como un aumento de la grasa corporal y visceral.

  Consejos, Medicina