Los pacientes cardiacos suelen desatender su tratamiento

Los pacientes cardiacos suelen desatender su tratamientoSegún un reciente estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine, la mitad de los pacientes cardiacos que mantienen un tratamiento farmacológico luego de su hospitalización comete frecuentes errores en su seguimiento diario.

La investigación llevada a cabo en el Hospital de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee y en el Hospital Brigham and Women´s de Boston analizó el tratamiento farmacológico de 851 pacientes de los cuales la mitad, a pesar de poseer un alto nivel educativo o haber recibido una adecuada orientación por un especialista, tenía dificultades para seguir estrictamente su tratamiento médico.

De los errores cometidos, el 23% fue considerado grave, mientras que el 1,8 % se consideró potencialmente letal para la vida de los pacientes. Así, se evidenciaron problemas con la continuación o descontinuación de los medicamentos tras la hospitalización de los pacientes, en ocasiones por deficiencias médicas, otras veces por olvidos del paciente y en una gran cantidad de casos por dificultades económicas.

Así mismo, en el estudio se corroboró que los pacientes con un sistema de respaldo social más firme tendía a irles mejor que aquellos que no poseían ese respaldo. En este sentido, aquellos que tenían uno o más cuidadores también poseían menores probabilidades de equivocarse con los medicamentos que los pacientes que se valían por ellos mismos luego de su salida de la hospitalización.

Al respecto, los investigadores proponen implementar terapias que ayuden a los pacientes a enfrentar esta situación como el programa de enseñanza mutua en la que los especialistas enseñan a los pacientes la manera adecuada de tomar sus medicamentos y luego los pacientes se lo enseñan a los médicos. También proponen la obligatoriedad de llevar a la consulta médica los fármacos del paciente y explicar cómo se los ha tomado, de manera que el especialista pueda analizar la eficacia o no del sistema que mantiene el paciente.

De cualquier manera, el empleo de una u otra terapia no marca una gran diferencia metodológica pero sí permite mejorar la calidad de vida de los pacientes cardiacos sometido a tratamiento.

  Consejos, Estudios