Los cigarrillos electrónicos: Luces y sombras

Los-cigarrillos-electronicosEn los últimos tiempos se han puesto de moda los cigarrillos electrónicos. De hecho, prácticamente no pasa un día sin que no veamos un anuncio publicitario que hace referencia a ellos en el televisor. Sin embargo, ¿son realmente tan beneficiosos? ¿Es conveniente comprarlos?

Ante todo, se debe puntualizar que como los cigarrillos electrónicos son una invención relativamente reciente, no existen numerosos estudios científicos sobre sus efectos a largo plazo. No obstante, las primeras investigaciones ya han comenzado a desvelar que estos cigarrillos son la vía de entrada al mundo del tabaco para muchos jóvenes y adolescentes y los especialistas puntualizan que pueden crear adicción ya que la mayoría de ellos contiene nicotina.

También se debe puntualizar que es cierto que contienen menos sustancias tóxicas que los cigarrillos convencionales por lo que si tuviésemos que ponerlos en una balanza, tendríamos que afirmar que los cigarrillos electrónicos son más saludables. Sin embargo, eso no implica que no sean dañinos para nuestra salud ya que lo ideal sería no fumar.

En sentido general, aunque los cigarrillos electrónicos son menos dañinos que los tradicionales, también provocan problemas respiratorios, como la tos y el ahogo. Además, se conoce que contienen propilenglicol, la principal responsable de que se produzca el vapor. Esta sustancia está presente en algunos preparados farmacéuticos, como los inhaladores pero se conoce que puede tener efectos tóxicos por lo que debe ser prescrita bajo indicación médica. El propilenglicol en sí no es cancerígeno pero puede producir irritación de la garganta y las vías respiratorias.

Por otra parte, el vapor que producen estos cigarrillos también está en el punto de mira. Se afirma que las sustancias oleosas que se desprenden terminan en los pulmones y, como estos no son capaces de absorberlas, se puede producir una reacción inflamatoria.

En este punto la mayoría de los especialistas coinciden en el hecho de que los cigarrillos electrónicos son menos dañinos que los convencionales pero también puntualizan que las personas deben ser conscientes de que no son del todo inocuos y reportan algunos efectos adversos.

Imagen del artículo

Los cigarrillos electrónicos: Luces y sombras
  Consejos