Los beneficios del llanto

Los beneficios del llanto Algunos especialistas afirman que llorar es tan bueno para la salud como reírse. Y es que resulta que mediante el llanto la persona puede expresar sus emociones y lograr cierta tranquilidad mental que pocas veces se experimenta a través de otra emoción.

Dentro de los beneficios del llanto, además de ser nuestra carta de presentación al mundo cuando nacemos y un indicador de nuestro estado de salud, se incluyen su estrecha relación con la regulación de la presión sanguínea, con la aceleración y detención de la respiración, así como del funcionamiento del tono muscular (sobre todo en la zona de la cara).

Pero gracias al llanto, se logra además descargar las tensiones del organismo por lo que posee una función reguladora muy positiva sobre el cuerpo humano en general. A su vez, con el llanto se logra limpiar el lagrimal y mantener una adecuada hidratación de los ojos, y también incide en la liberación de algunas hormonas que provocan bienestar en el organismo. En este sentido, se conoce que durante el llanto se logra liberar adrenalina y noradrenalina implicadas en las funciones de relajación y tranquilidad en el cuerpo y la mente humana. También suele liberarse oxitocina, una hormona vinculada con la sensación de calma. Esto explica porque luego de llorar un rato, se percibe un efecto de relajación intensa que los especialistas compraran con la que se experimenta luego de tomar un baño de agua tibia.

Respecto a los beneficios del llanto, se conoce además que durante su expresión intervienen varios grupos musculares que contraen los músculos faciales y del entorno de los ojos logrando una irrigación sanguínea que excita las mucosas oculares a la vez que origina el lagrimeo.

Por tales razones, se considera que el llanto constituye una de las expresiones anímicas que ayudan a liberar las emociones del organismo permitiendo que la persona canalice y exprese adecuadamente sus estados de ánimo logrando así un verdadero equilibrio emocional.

  Consejos, Estudios