Los beneficios de cocer la pasta al dente

Pasta al DenteTodos necesitamos de los carbohidratos pero las personas que practican actividad física poseen una necesidad superior de forma que estos nutrientes se transformen en energía que utilizarán posteriormente en el entrenamiento. Las fuentes de carbohidratos son muy variadas pero sin lugar a dudas una de las más deliciosas son las pastas.

No obstante, para adquirir todos los carbohidratos que pueden aportarnos las pastas no basta con cocerlas al descuido sino que es preferible cocinarlas al dente. Pero… ¿qué significa exactamente la pasta al dente? Esta expresión indica que la pasta está cocida por fuera pero en su interior queda una porción pequeñísima que ha recibido poca cocción. Esta parte “semicruda”, hace que la pasta sea ligeramente más dura al paladar; razón por la cual muchas personas prefieren comerla totalmente cocida.

Aún así, si practicamos ejercicio físico de cierta intensidad, es preferible decantarse por la pasta al dente ya que la misma permite que el índice glucémico se mantenga bajo y a la misma vez estabiliza los niveles de glucosa en sangre; sobre todo si vamos a realizar ejercicios que demandan de cierta resistencia física. Debe aclararse que el índice glucémico tiende a aumentar dos o tres horas después de haber consumido carbohidratos pero si comemos la pasta al dente nuestro organismo irá liberando los carbohidratos de forma progresiva.

Si la pasta se cocina totalmente nuestro índice glucémico aumentará y si el ejercicio que debemos realizar presupone resistencia física, nos agotaremos más rápidamente. Por otra parte, el aspecto negativo de ingerir la pasta al dente es que si padecemos de digestión lenta, ésta se hará aún más difícil.

Un pequeño truco para detectar el punto justo de cocción de la pasta al dente se refiere a sacar el espagueti y cortarlo a la mitad observando si en el interno existe un pequeño hilo de color diverso. Esto nos indicará que está lista.