Las consecuencias para la piel de un exceso de higiene

Las consecuencias para la piel de un exceso de higiene Según los especialistas, el exceso de higiene en el cuerpo humano y en el ambiente que lo rodea puede resultar dañino para el organismo ya que de esta forma eliminamos las bacterias normales que se encuentran en el entorno y el sistema inmune va desarrollando cada vez menos defensas contra los agentes patógenos del medio por lo tanto resulta más proclive a enfermarse. En otras palabras, debido a la limpieza excesiva nuestro sistema inmune no se enfrenta a determinados virus por lo que no puede desarrollar las defensas adecuadas.

Cuando el sistema inmune se resiente la piel es uno de los órganos que se encuentran afectados. Los baños demasiado continuos y largos y el empleo de productos para la limpieza de la piel con elevadas dosis de agentes químicos como los jabones y los detergentes son algunas de las causas que provocan los problemas en la piel.

Así, es frecuente que aparezca la dermatitis, alergias, fisuras o grietas, irritación o caída y sequedad de la piel y el cabello como consecuencia de esas estrictas y obsesivas acciones higiénicas cotidianas. De esta forma, el empleo excesivo de agua y productos de limpieza corporal hacen que la piel comience a resecarse y pierda tanto su humedad natural como la grasa que la recubre  protege, dando lugar a disímiles enfermedades.

Al respecto, los especialistas recomiendan realizar una sola ducha diaria sin excederse con el empleo de jabón o detergentes sobre la piel, sobre todo en el caso de los que poseen niveles de ácido elevados en su composición. Además, sugieren utilizar preferentemente productos naturales y agua tibia para mantener el manto ácido del cuerpo y disminuir la acción química artificial sobre nuestro cuerpo. Por último, refieren que será conveniente prevenir la sequedad de la piel hidratándola reiteradamente con cremas hidratantes que mejoren la humedad corporal.

  Consejos, Estudios