Las causas de la alopecia areata

Las causas de la alopecia areataLa alopecia areata es una enfermedad en la cual se pierde el cabello (u otros vellos del cuerpo) de manera repentina. Generalmente se manifiesta en forma redondeada, de ahí su nombre, y es más común en la cabeza aunque la pérdida del pelo también puede extenderse a todo el cuerpo, en cuyo caso se hace referencia a la alopecia universal.   

Según datos brindados por la Clínica Mayo de los EUA, aproximadamente el 1,7% de la población mundial ha sufrido la alopecia areata en algún momento de sus vidas. Si bien vale destacar que aunque esta problemática es más común en la cuarta década de la vida, también pueden sufrirla niños entre 0 y 5 años.

Las causas de la alopecia areata aún no han sido identificadas con total claridad. Actualmente se hace referencia a problemas en el sistema inmunológico, a factores hereditarios e incluso a factores ambientales estresantes para la persona.

Así, pueden resumirse las principales causas de la alopecia areata:

– En una de cada cinco personas con alopecia areata se ha rastreado un caso similar en la familia. Por esta razón los especialistas afirman que la genética podría desempeñar un factor importante para la aparición de la misma.

– En otros casos se evidencia un componente inmunopatológico debido al ataque de anticuerpos que producirían una reacción inmunitaria anómala capaz de dañar de manera transitoria y local los folículos del cabello.

– Por último se citan los factores de origen psicológico como el estrés, la ansiedad y la tensión mantenida, que si bien no son la causa originaria en sí mismos, si actúan como factores desencadenantes de la enfermedad o agravan los síntomas de la misma.

El tratamiento de la alopecia areata generalmente comprende las inyecciones de esteroides bajo la piel, el uso de la luz ultravioleta o la aplicación de corticosteroides tópicos. Debe destacarse que suele ser muy común que la persona vuelva a recuperar el cabello perdido si bien cuando la alopecia se manifiesta a edades muy tempranas el pronóstico es menos alentador.

  Consejos, Enfermedades