La causa de la arterioesclerosis: El mecanismo de base

La causa de la arterioesclerosis: El mecanismo de baseLa arterioesclerosis es un problema de salud ampliamente conocido que afecta a las arterias de mediano y gran calibre provocando su endurecimiento progresivo. Por lo general, la arteriosclerosis suele provocar un estrechamiento de las paredes de las arterias como consecuencia de la formación de placas. Este problema puede progresar hasta la oclusión total del vaso y, por ende, impide el paso de sangre por la arteria afectada.

Entre los principales factores que inciden en la aparición de la arterioesclerosis se encuentran: la hipertensión arterial, el tabaquismo, la obesidad, la diabetes, así como la dislipidemia y las peculiaridades genéticas de la persona. Sin embargo, un reciente estudio desarrollado por Investigadores de la Red de Investigación Cardiovascular ha descubierto otra causa de la arterioesclerosis.

En el estudio los investigadores reclutaron a 107 personas para analizar cuáles eran las señales que atraían y guiaban a las células del sistema inmune hacia las paredes arteriales para formar las placas de ateroesclerosis. De esta manera, detectaron una relación anteriormente desconocida entre los niveles elevados de colesterol en sangre y la molécula CCL20.

Al estudiar las peculiaridades de esta molécula, lo primero que saltó a la vista fueron sus propiedades quicio atrayentes y su acción sobre los linfocitos T (que son las células del sistema inmune que provocan la inflamación arterial en los vasos sanguíneos). Al especto, los investigadores encontraron además una proteína típica de las reacciones inflamatorias y que se activa por un componente específico del colesterol por lo que, cuando este aumenta, la oxidación de esta proteína se desprende.

Hasta el momento, todo parece indicar que la producción de esta molécula y de la acción de la proteína oxidante podrían ser la clave en la aparición de la arterioesclerosis. Este descubrimiento es particularmente importante porque esta molécula se podría convertir en un biomarcador de la evolución de la enfermedad arterioesclerótica y cardiovascular; además, no se descarta que en un futuro se pueda incidir sobre la misma, disminuyendo así las placas arterioescleróticas.

  Consejos, Estudios, Medicina