Hígado graso: ¿Qué es y por qué deberías preocuparte?

  Consejos, Enfermedades, Estudios

higado-graso¿Sabías que el hígado graso es una enfermedad cada vez más frecuente que afecta aproximadamente al 25% de la población mundial? De hecho, es la enfermedad hepática más común en los países occidentales. Sin embargo, este problema de salud está relacionado con la obesidad, la diabetes tipo 2 y otros trastornos relacionados con la resistencia a la insulina. De hecho, si el hígado graso no se trata a tiempo, puede progresar hasta convertirse en una enfermedad hepática más grave.

¿Qué es el hígado graso?

El hígado graso se produce cuando se acumula demasiada grasa en las células del hígado. Aunque es normal tener una pequeña cantidad de grasa en estas células, el hígado se considera graso si más del 5% de su composición es grasa.

El hígado graso no alcohólico es un estadio inicial y reversible de la enfermedad hepática pero el problema es que a menudo no se diagnostica y con el tiempo puede degenerar en una condición hepática más grave conocida como esteatohepatitis no alcohólica. A este nivel la acumulación de grasa es mucho más grande, por lo que hay inflamación y esta daña las células del hígado. Esto puede provocar fibrosis, ya que las células hepáticas se lesionan y mueren. De esta manera aumenta el riesgo de padecer cirrosis y cáncer de hígado.

¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

  • Fatiga y debilidad
  • Dolor leve o sensación de llenura en la zona abdominal derecha o central
  • Niveles elevados de enzimas hepáticas, insulina y triglicéridos

Si el hígado graso progresa a una enfermedad más grave pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal moderado o severo
  • Color amarillento en los ojos y la piel

Tres estrategias para combatir el hígado graso

  1. Pierde peso. Si tienes sobrepeso u obesidad, necesitarás adelgazar. De hecho, se ha demostrado que la pérdida de peso promueve la pérdida de grasa hepática. En un estudio realizado con adultos que padecían sobrepeso durante tres meses se apreció que reducir 500 calorías al día provocaba una pérdida del 8% del peso corporal y una disminución significativa de la grasa en el hígado.
  2. Reduce el consumo de carbohidratos, especialmente los refinados. Las investigaciones indican que solo alrededor del 16% de la grasa hepática proviene de la grasa de la dieta. Al contrario, la mayoría de la grasa del hígado proviene de los ácidos grasos en la sangre, y alrededor del 26% se forma en un proceso llamado lipogénesis. Durante este proceso el exceso de carbohidratos se convierten en grasa.  De hecho, en un estudio realizado con personas que padecían obesidad se apreció que una dieta alta en calorías y carbohidratos refinados durante tres semanas provocaba un aumento del 27% en la grasa hepática, a pesar de que su peso corporal solo aumentó un 2%.
  3. Practica actividad física. Diferentes estudios han demostrado que el ejercicio de resistencia puede reducir significativamente la cantidad de grasa almacenada en las células del hígado, independientemente de si se pierde peso o no. De hecho, en un experimento realizado durante cuatro semanas en personas obesas que practicaron ejercicio durante 30-60 minutos, cinco días a la semana, se apreció una disminución del 10% de la grasa hepática, a pesar de que su peso corporal permaneció estable. También vale el entrenamiento con intervalos de alta intensidad.

Una respuesta a “Hígado graso: ¿Qué es y por qué deberías preocuparte?”

  • BUENAS TARDES, TENGO HIGADO GRASO, PERO SE SALEN LOS EXAMENES DE COLESTEROL, TRIGRISERIDOS, ME SALEN BIEN, PORQUE RAON, SI DICEN QUE SI UNO TIENE HIGADO GRASO TAMBIEN TIENE TRIGRISERIDOS Y COLESTEROL ALTO?, GRACIAS

Deja un comentario