Fibra para adelgazar

La fibra es la parte comestible de los alimentos de origen vegetal que no puede ser absorbida por el intestino delgado y que se fermenta en el intestino grueso. Es decir, nuestro cuerpo no puede digerir ni asimilar la fibra.

La fibra alimentaria no es un nutriente. Pero entonces surge la pregunta: ¿por qué incluirla en la dieta? Los beneficios de consumir fibra se dan por los subproductos que se generan durante la fermentación de la fibra en el intestino.

Se debe destacar primeramente que la fibra acelera la digestión y aumenta el tamaño de las heces. Es por ello que se recomienda incluir fibra para evitar problemas de estreñimiento. Esto se incrementará si acompañamos la ingesta de fibra con el consumo de agua. Además, otro efecto benéfico de la fibra es que genera saciedad, por lo que ayuda a comer menos y así poder bajar de peso.

Es bueno señalar que esto no sólo ayuda a la pérdida de peso sino que contribuye a una mejor salud, ya que aumenta la prevención de enfermedades como el cáncer de colon o las hemorroides.

Los alimentos con fibra también son de gran beneficio para los diabéticos, ya que contribuyen a controlar la cantidad de glucemia por ralentizar la absorción de hidratos de carbono. Además, la fibra ayuda a prevenir enfermedades coronarias y a reducir el colesterol.

Para aumentar el consumo de fibra en la dieta es bueno incluir gran cantidad de frutas y verduras, además de legumbres. Los cereales con el grano entero y sus derivados (salvado de trigo, de avena, pan o galletas integrales) también son una buena forma de incluir fibra en nuestra alimentación.

Lo más recomendable es variar las fuentes de fibra para una alimentación más variada y completa. Es importante recordar que la fibra no es un nutriente en si misma, pero sin dudas es un excelente complemento en una adecuada dieta.

Imagen del artículo

Fibra para adelgazar
  Consejos, Perder peso, Peso ideal