¿Es bueno darse el gusto en una dieta?

Una de las cuestiones que ha generado polémica a la hora de elaborar una dieta de descenso de peso es si en la misma debe incluirse algún día o comida libre. Si bien no puede establecerse una respuesta universal, ya que esta depende de las condiciones y de la urgencia de la persona, la mayoría de los nutricionistas han llegado al consenso en que un alimento libre por semana es altamente recomendable.

Exceptuando casos puntuales, donde el sobre peso es muy peligroso o en los cuales se tiene que bajar peso en forma estricta y contra reloj, es mejor darse un gusto cada tanto para continuar la dieta con más disciplina y motivación.

Claro que el término «libre» no debería entenderse en forma literal, si no que también viene sujeto a ciertas condiciones. De nuevo, estas dependerán de la situación de cada persona. Pero veamos un ejemplo. Si hemos llevado adelante una dieta estricta durante toda la semana y decidimos sumarnos a la mesa de la parrillada el domingo, podemos hacerlo de distintas maneras. No es lo mismo elegir cortes magros y ocupar buena parte del plato en ensalada, que decir «voy a probar todo lo que haya en la parrilla». Este último pensamiento podría tirar por la borda buena parte del esfuerzo que hayamos hecho.

La experiencia de las personas en las dietas ha mostrado que es muy difícil mantener una alimentación demasiado rígida en el largo plazo. Una comida «libre» puede ayudar a llevar adelante el plan nutricional correctamente durante más tiempo.

La clave será atenerse a parámetros. Es bueno planificar una comida permitida, aún cuando luego la sometamos a algún cambio. Si hemos pensado comer unas porciones de pizza el sábado por la noche, pero el jueves nos invitan a una fiesta donde se comerá pizza, tranquilamente podríamos hacer el cambio.

«Darse el gusto», no necesariamente debe ser perjudicial.

Imagen del artículo

¿Es bueno darse el gusto en una dieta?
  Consejos, Dietas