Entrenar el cerebro: Ayúdate de las fresas

Entrenar el cerebro: Ayúdate de las fresasEn los últimos años la preocupación por entrenar el cerebro ha cobrado un protagonismo particular. Todo ha sido a partir de estudios que demuestran que las personas que están constantemente en la búsqueda de nuevas cosas por aprender, tienen menos posibilidades de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson.

No obstante, para prevenir este tipo de enfermedades también podrías ayudarte de una alimentación adecuada, sobre todo si incluyes las fresas.

Un estudio realizado por médicos del Hospital Brigham y el Women’s de Boston y publicado recientemente en la revista Annals of Neurology, ha demostrado que los frutos rojos, fundamentalmente las fresas y los arándanos, nos ayudan a mantener nuestro cerebro más joven.

A los autores no le quedan dudas, si consumimos una o dos veces a la semana alguno de estos alimentos, estaremos retrasando la pérdida de la memoria y conservaremos nuestra agudeza mental.

El estudio en cuestión fue realizado en 121.700 mujeres adultas. Inició en el 1976, cuando la mayoría de ellas tenía tan solo 30 años y se extendió hasta el 2011. De forma paralela, los investigadores recogieron los datos de otras 16.000 mujeres más que ya tenían 70 años.

Los resultados demostraron que las antiocianinas y los flavonoides contenidos en las fresas previenen el deterioro cognitivo. Exactamente, podremos mantener nuestro cerebro dos años más joven de lo que es en realidad.

Además de este beneficio para el cerebro, se conoce que las fresas son ricas en vitamina C, un potente antioxidante que también fortalece nuestro sistema inmune.  Por otra parte, sus ácidos orgánicos le confieren propiedades antiinflamatorias y desinfectantes.

Las fresas también posee propiedades diuréticas por lo que son el fruto ideal para quienes deseen perder peso, tengan retención de líquidos, hipertensión o padezcan de cálculos renales. Además, su contenido en salicilatos las convierten en un alimento excepcional para prevenir las enfermedades cardiovasulares y algunos tumores.

Finalmente, no podemos olvidar que estas frutas son ricas en ácido fólico. Exactamente, si comes unos 200 gramos de fresa, estarás consumiendo una sexta parte de la cantidad diaria de ácido fólico recomendada. Esto significa que las fresas deberían formar parte de la dieta de las embarazadas y de las personas con anemia.

  Consejos