El tratamiento de la artritis gotosa y su diagnóstico

El tratamiento de la artritis gotosa y su diagnósticoLa artritis gotosa es una enfermedad que afecta las articulaciones periféricas del cuerpo. Su causa esencial es la presencia de elevados niveles de ácido úrico que depositan cristales de urato monosódico en las articulaciones y obstaculizando su adecuada función provocando un dolor recurrente.

Aunque los síntomas de la artritis gotosa son bastante evidentes, en el año 1977 el Colegio Americano de Reumatólogos estableció varios criterios diagnósticos a seguir para lograr su adecuada identificación. Entre estos criterios se encuentran: haber padecido más de un ataque de artritis aguda, padecer de inflamación máxima desarrollada en un solo día y tener afectada una única articulación, así como tener dolor o inflamación en la articulación del dedo gordo del pie.

También deben considerarse como criterios diagnósticos: el enrojecimiento de las zonas que rodean la articulación, la hinchazón asimétrica de la articulación en la radiografía y haber padecido de un ataque de artritis aguda unilateral de la articulación del dedo gordo del pie o de la articulación del tarso. La presencia de quistes subcorticales en la radiografía y de cristales de urato de monosódico en el líquido articular también son indicadores válidos que demuestran la presencia de la enfermedad.

Una vez diagnosticada la enfermedad, el tratamiento de la artritis gotosa  se focalizará en disminuir los niveles de ácido úrico en aras de minimizar la sintomatología. El tratamiento de las crisis agudas se realizará con la administración de medicamentos antiinflamatorios como la colchicina o de antiinflamatorios no esteroideos como la indometacina. En caso de que los ataques de gota sean poco frecuentes con niveles de ácido úrico adecuados, no se necesitará tomar los medicamentos durante ciertos períodos.

Además, es recomendable incorporar una dieta adecuada en la que se excluya la ingesta de alcohol y de ciertos tipos de alimentos sobre todo las vísceras, los mariscos y los animales de caza, en el intento de controlar los niveles de ácido úrico en el organismo. Si se sigue una dieta estricta, los especialistas afirman que el pronóstico es favorable.

  Consejos, Enfermedades, Medicamentos