Consejos para evitar los brotes de dermatitis

Consejos para evitar los brotes de dermatitisLa dermatitis es una alteración en la piel relacionada con la presencia de asma y de alergias que se manifiesta generalmente en las partes internas de los codos, detrás de las rodillas y en la cara, aunque puede surgir también en otras partes del cuerpo. En la mayoría de los casos suele provocar comezón en las zonas afectadas, así como molestias en la piel.

Por lo general, esta alteración dermatológica no es contagiosa y posee fuertes componentes hereditarios y factores de índole muy específica que la desencadena. Es por eso que la implementación de algunas medidas básicas resulta muy eficaz para prevenir los brotes de dermatitis.

En este sentido los especialistas explican que es mejor no exponerse a los agentes alérgenos que pueden provocar una crisis y, como consecuencia, un brote de dermatitis. También resulta importantísimo que la persona aprenda a controlar sus emociones ya que así podrá regular los índices de estrés. La ansiedad y la tensión son factores que suelen desencadenar la dermatitis.

Otro consejo es usar ropa de algodón, sobre todo la ropa interior y el conjunto deportivo, pues este tipo de tejido permitirá que la piel respire normalmente y evita la acumulación del sudor. De la misma forma, se deberán evitar las ropas irritantes o demasiado apretadas teniendo el cuidado de que la fibra o la piel no entre en contacto demasiado directo con la piel.

A su vez, se aconseja que la persona se mantenga en ambientes frescos que no resulten ni muy húmedos, ni muy secos, pues ambas características ambientales pueden desequilibrar el balance térmico y humectante de la piel pudiendo conducir a una dermatitis. De igual manera se debe usar agua tibia para tomar el baño diario ya que tanto el agua fría como la caliente tienden a agredir a la piel volviéndola más proclive a este tipo de afección.

Resulta necesario además que intentes mantener tu piel con una hidratación adecuada mediante el empleo de cremas, gel, lociones u otros tratamientos específicos que eviten la deshidratación. Finalmente, se recomienda evitar los olores fuertes sobre la piel, ya sea de jabones, perfumes, cremas o incluso los del detergente para lavar la ropa.