Comer en un Fast Food: ¿Psicológicamente saludable?

fast foodHoy por hoy es posible encontrar un establecimiento de comida rápida prácticamente en cada rincón de la ciudad. Históricamente estos sitios se han visto ensombrecidos por la creencia de que sus productos no son saludables ni dietéticos. Pero… en la actualidad muchos de estos sitios han ampliado considerablemente su oferta brindando alternativas menos calóricas. Entonces… ¿es saludable comer en un Fast Food?

Una curiosísima investigación publicada en la Journal of Consumer Research nos afirma que al contrario de lo que podríamos imaginar, desde que se incluyeron las opciones dietéticas y más saludables en los establecimientos del Fast Food, las personas eligen alternativas más dañinas para la salud. (Por supuesto, vale aclarar que en este sentido los investigadores se refieren únicamente a una media generalizada ya que sabemos que existen personas que se decantan por las ensaladas y frutas.)

Según estos investigadores cuando apreciamos un menú saludable, tendemos a elegir uno más dañino porque nuestro sentido de culpa se minimiza. En otras palabras, cuando vemos las ensaladas, frutas y zumos, la comida basura es percibida como más saludable y corremos el riesgo de ceder ante la tentación de pedir una hamburguesa extra con bacon y una ración de patatas fritas. En resumen, nos expondríamos a una especie de auto engaño.

Vale aclarar que este estudio fue bastante universal ya que se realizó con un total de 246 personas de los Estados Unidos, 123 personas de Italia, 264 personas de China y 419 personas de Japón.

El problema de comer en los Fast Food también es que normalmente no tenemos en cuenta que las salsas y aliños que se utilizan y que convierten a cualquier ensalada de verduras o postre de frutas en un alimento muy calórico. Por ejemplo, una ensalada de lechuga, maíz, tomates y pepino contiene unas 55 calorías pero si le añadimos una salsa vinagreta de yogurt entonces estaremos sumándoles aproximadamente unas 90 calorías más.

Por supuesto, esto no quiere decir que esté prohibido comer en los Fast Food para las personas que estén a dieta pero constituye una señal de alarma para que al pedir el menú, no nos dejemos engañar por los trucos que nos juega nuestra percepción.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza