Cinco trucos cotidianos que benefician a tu cerebro

Cómo-perder-peso-caminandoA medida que envejecemos el cuerpo y la mente se van deteriorando. Los signos físicos suelen ser más evidentes y por tanto, solemos tomar medidas en cuanto vemos una arruga o unas libras de más. Sin embargo, la mayoría de los cambios mentales suelen pasar desapercibidos y cuando nos percatamos de ello, a veces, puede ser demasiado tarde. Afortunadamente, existen algunos trucos de la vida cotidiana que pueden ayudarte a mantener a tu cerebro activo y a prevenir el deterioro cognitivo.

¿Cómo prevenir el envejecimiento mental?

1. Practica ejercicios físicos con regularidad. El ejercicio físico fortalece las interconexiones neurales, de hecho, algunos estudios han demostrado que incluso, puede estimular la regeneración de las células nerviosas. Además, la práctica de actividad física regularmente mejora el riego sanguíneo al cerebro estimulando así las funciones cognitivas, previniendo problemas vasculares y reduciendo el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

2. Mantén una alimentación sana. Es sabido que una alimentación inadecuada rica en grasas saturadas, azúcares y sal afecta nuestro metabolismo aumentando el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, colesterol elevado e hipertensión arterial, factores de riesgo que dañan a nuestro cerebro. En cambio, una dieta sana, nutritiva, equilibrada y natural rica en ácidos grasos omega 3, antioxidantes, minerales y vitaminas nutre al cerebro y mejora la función cerebral.

3. Propicia la interacción social. Las relaciones sociales forman parte de nuestra vida, no solo porque nos permiten relacionarnos con las demás personas, aprender y compartir ideas y sentimientos, sino porque también favorecen nuestra salud mental. De hecho, mantenerse activos en el trabajo, unirse a grupos sociales, conocer nuevas personas y compartir con los amigos y familiares puede ser una forma de activar nuestros circuitos neurales y mantener activo el cerebro.

4. Descansa lo suficiente. Un sueño reparador no solo nos ayuda a reponer energías y a relajar el cuerpo, también incide sobre nuestra salud mental. Durante la noche, el cerebro depura las toxinas, fija los nuevos aprendizajes de la jornada, repone energías y estimula las conexiones neurales. Lo ideal es procurar como mínimo 8 horas de sueño reparador y, preferiblemente, durante la noche.

5. Aprende a diario. Entrenar las capacidades cognitivas a diario es una manera estupenda de mantener el cerebro activo y saludable. Para conseguirlo no son necesarias largas horas de estudio, a veces con una buena charla, la lectura de un libro o ver un documental reflexivo es suficiente para aumentar la capacidad de concentración, estimular nuevas conexiones neurales, entrenar la memoria y evitar las enfermedades neurodegenerativas.

Imagen del artículo

Cinco trucos cotidianos que benefician a tu cerebro
  Consejos, Medicina