Cinco razones para no consumir las sodas

SodasEn los últimos años las nuevas investigaciones realizadas en el ámbito de la alimentación nos han demostrado que existen algunos alimentos o bebidas que sería mejor evitar o, al menos, reducir drásticamente su consumo. Uno de ellos son las sodas, esos refrescos azucarados que encontramos por doquier y que algunas personas incluso consumen en lugar del agua. Sin embargo, existen numerosas razones para hacer que estas bebidas desaparezcan de nuestra dieta diaria.

1. Aumentan el riesgo de desarrollar diabetes. Un estudio publicado recientemente en la revista Diabetes Care ha sacado a colación que beber uno o dos sodas al día aumenta el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2 en un 26%. De hecho, ¿sabías que cada lata de refresco contiene unas 7-10 cucharadas pequeñas de azúcar?

2. Disminuyen la actividad del metabolismo. Consumir dos latas de estos refrescos al día aumenta hasta en un 30% las probabilidades de sufrir un Síndrome Metabólico. Un estudio publicado en la European Journal of Nutrition demostró que las sodas hacen que nos resulte más difícil quemar la grasa y, como resultado, perder peso. Esto se debe a que nuestro metabolismo es menos eficiente y cada vez le resulta más difícil procesar las ingentes cantidades de azúcar.

3. Aumentan los depósitos de grasa en el organismo. No se trata únicamente de la grasa que se puede apreciar a simple vista y que nos hace lucir gordos o nos saca los michelines sino de una grasa aún más peligrosa: la que recubre los órganos como el hígado.

4. Desestabilizan el balance hídrico del cuerpo. Las sodas suelen contener muchas sustancias ácidas y estas hacen que nuestro cuerpo tenga que utilizar una parte del agua que tiene en sus reservas para eliminar esta acidez. Es por eso que las bebidas carbonatadas estimulan la producción de orina, ya que esta es la manera que tiene nuestro organismo de restablecer su balance hídrico. No obstante, a su vez, esto provoca deshidratación.

5. Dañan los dientes. Una investigación publicada en la British Dental Journal halló que si bebiésemos cuatro latas de sodas al día, el riesgo de sufrir erosión dental aumentaría en más del 250%. El responsable de este deterioro en los dientes es el ácido cítrico que se encuentra en estas bebidas.

Imagen del artículo

Cinco razones para no consumir las sodas
  Consejos