Cinco pecados capitales que afectan tu piel

habitos que afectan la pielLa piel es uno de nuestros órganos más preciados ya que nos protege de las agresiones del entorno. Pero, al estar expuesta constantemente a los factores externos suele envejecer y debilitarse con facilidad. De hecho, a medida que el tiempo pasa aumenta el riesgo de tener arrugas, manchas, estrías, lesiones y muchos otros problemas dérmicos. Asimismo, existen determinados factores de nuestra vida cotidiana que afectan la salud de la piel sin que apenas nos percatemos de ello.

Los hábitos cotidianos que se reflejan en tu piel

1. Tomar duchas de agua caliente. Muchas personas tienen el hábito de ducharse con agua caliente sin importar el clima o la temperatura corporal. Se trata de una costumbre que ayuda a relajar los músculos, a la vez que reduce el exceso de grasa. Pero, lo que muchos no conocen es que al reducir el exceso de grasa desequilibra el balance hídrico de la piel provocando resequedad y comezón. Un efecto que se agrava si se utilizan productos de higiene agresivos que provocan la descamación de las capas más superficiales de la piel y, por ende, su debilitamiento.

2. Irse a la cama sin quitar el maquillaje. Los cosméticos que utilizamos para maquillarnos entran en los poros de la piel para lograr una tonalidad uniforme. Usualmente, no le hacen daño porque están testados dermatológicamente para evitar el riesgo de que produzcan irritaciones u otros problemas. Sin embargo, cuando nos vamos a la cama sin eliminar el maquillaje impedimos que los poros respiren y que el oxígeno llegue a las células dérmicas. Como resultado, las células mueren y nuestra piel envejece con mayor velocidad.

3. Tocarse demasiado el rostro. La mayoría de las personas se tocan el rostro varias veces al día y apenas lo notan. Sin embargo, cuando nos tocamos el rostro, sobre todo con las manos sucias, arrastramos con ellas polvo, gérmenes y otros microbios que contaminan nuestro cutis. Un problema que a veces puede provocar irritación, eczemas, dermatitis, infecciones y otras enfermedades comunes.

4. Dormir mal y poco. Dormir poco o mal no solo genera tensión y estrés sino que nos agota sobremanera. La falta de un sueño reparador también afecta a nuestra piel haciendo que pierda su luminosidad habitual y su suave textura. También provoca ojeras, bolsas bajo los ojos y es uno de los motivos fundamentales por los que aparecen las arrugas. Además, la piel suele envejecer con mayor facilidad ya que sus células no pueden regenerarse durante la noche.

5. Acumular estrés y tensiones. ¿Sabías que el estrés y las tensiones acumuladas pueden afectar tu piel? Se ha encontrado que las emociones negativas como la intranquilidad, la ansiedad, el estrés o las tensiones alteran el equilibrio hormonal acelerando el envejecimiento de la piel. De hecho, suelen estimular el desarrollo de problemas dérmicos como el acné, los eczemas, la rosácea u dermatitis.

Imagen del artículo

Cinco pecados capitales que afectan tu piel
  Consejos, Salud y belleza