Calvicie y enfermedades cardiovasculares: Las relaciones ocultas

Calvicie y enfermedades cardiovasculares: Las relaciones ocultasLa calvicie es un problema que afecta millones de hombres en todo el mundo y que todavía no tiene una solución eficaz. Según las estadísticas, la “alopecia andro-genética”, un tipo de calvicie específica, afecta por lo menos al 40% de la población masculina a nivel mundial.

Esta condición puede empezar desde edades muy tempranas, alrededor de los veinte años, o puede demorarse un poco más. Como regla general, los médicos siempre han pensado que se trata de un problema debido a cambios hormonales y que no tiene más repercusiones que las meramente estéticas. Es decir, que no afecta el estado de salud de la persona.

Sin embargo, ahora científicos japoneses han puesto en tela de juicio esta creencia. Han realizado un estudio según el cual podría existir una conexión entre la calvicie que afecta la coronilla y las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Los investigadores puntualizan que el estudio realiza una distinción entre la calvicie de la coronilla y la que ataca la línea del cabello, ya que esta última parece no ser un factor predictor de la enfermedad cardiaca.

El estudio en cuestión involucró a 37.000 hombres. Así se pudo apreciar que los hombres que sufrían una calvicie que afectaba la zona de la coronilla, tenían un riesgo mayor de entre el 32 y el 84% de desarrollar una patología cardiaca.

El equipo de investigación no ha podido aclarar el mecanismo que está en la base de este fenómeno pero sugiere que la aparición de la calvicie podría ser un marcador de resistencia a la insulina o podría mostrar una sensibilidad particular a la testosterona. Vale aclarar que ambos son factores que en el pasado ya se habían relacionado con la aparición de las enfermedades cardiacas.

Obviamente, en este punto las recomendaciones son muy claras: si eres de las personas que sufre este tipo de calvicie, lo mejor es que extremes las medidas preventivas de salud, que apuestes inmediatamente por una dieta sana y comiences a hacer actividad física de manera regular.

  Consejos, Enfermedades, Estudios