Calorías escondidas

Muchas veces al hacer dieta, las personas descuidan ciertos detalles alimenticios que son los que marcan la diferencia y que impiden adelgazar correctamente. Quizás incluyes suficiene verdura en la dieta, comes fruta, prefieres los cortes magros o evitas el pan y las pastas. Sin embargo, existen muchas otras formas de sumar calorías, muchas de las cuales nos pasan desapercibidas.
Una de las más comunes son las calorías líquidas. Recuerda que los zumos de fruta, por más nutritivos que puedan ser, contienen azúcar y esto suma a la hora de contar calorías. También son calóricas las gaseosas y, sobre todo, las bebidas alcohólicas. Si quieres cuidarte de todo esto, puedes elegir gaseosas y zumos light, los cuales casi no contienen calorías. Y si sales un día con amigos puedes pedirte una cerveza sin alcohol, una bebida sana y que no engorda.
Puede que además añadas calorías a través de salsas y condimentos. Una ensalada puede ser muy calóricas si usas aderezos ricos en grasas. Muchos cortes magros de carne dejan de ser dietéticos si se sirven con una salsa hecha de yema de huevo o aceite caliente. Además, muchos de los caldos que se venden en supermercados son muy ricos en grasas. Y, si estás tratando de reducir la sal, considera que muchos de estos productos son ricos en sodio.
No te olvides tampoco del azúcar con que endulzas los alimentos. Si tomas varias infusiones al día el valor total de calorías que sumas de esta forma sera considerable. Y recuerda que sip pides bebidas o platos en confiterías, casi son seguridad que son endulzados con azúcar y no con edulcorantes dietéticos.
Quizás ahora pongas más atención en estas calorías que parecen escondidas pero que pueden ser la diferencia entre adelgazar y no hacerlo.

Imagen del artículo

Calorías escondidas
  Consejos, Perder peso