Glivec

Para qué sirve Glivec , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

fórmula: Cada CÁPSULA contiene: Mesilato de imatinib equivalente a 100 mg de imatinib
Excipiente c.b.p. 1 cápsula.
Indicaciones TERAPÉUTICAS:

Glivec

® está indicado para el tratamiento de pacientes con leucemia mieloide crónica (LMC) en crisis blástica, fase acelerada; o fase crónica tras el fracaso de un tratamiento con interferón-alfa.

FarmacocinÉtica y farmacodina

­MIA: Propiedades farmacocinéticas: La farmaco-cinética de GLIVEC® ha sido evaluada en un rango de dosificación de 25 a 1,000 mg. Los perfiles farmacocinéticos plasmáticos se analizaron en el día uno en el siete o en el 28, cuando las concentraciones plasmáticas habían alcanzado el estado estacionario.
Absorción: La biodisponibilidad absoluta de la formulación de cápsulas es del 98%. El coeficiente de variación para el ABC plasmática del imatinib está en el intervalo de 40-60% después de una dosis oral. Cuando se administró junto con una comida rica en grasas, la tasa de absorción del imatinib se redujo mínimamente (11% de reducción en la Cmáx y, prolongación de Tmáx de 1.5 h), con una pequeña reducción del ABC (7.4%) comparado con condiciones en ayunas.
Distribución: Con base en los experimentos in vitro, a concentraciones clínicamente relevantes de imatinib, la unión a proteínas plasmáticas fue de aproximadamente 95%, principalmente a la albúmina y a la alfa-ácido-glucoproteína, con una pequeña unión a lipoproteínas.
Metabolismo: El principal metabolito circulante en humanos es el derivado de piperazina N-desmetilado, el cual muestra in vitro una potencia similar a la del compuesto inicial. El ABC plasmático para el metabolito se halló que era sólo del 16% del ABC del imatinib.
Eliminación: Con base en la recuperación de los compuestos después de una dosis oral de imatinib marcado con C14, aproximadamente 81% de la dosis se recuperó en siete días en las heces (68% de la dosis) y en orina (13% de la dosis). Imatinib inalterado alcanza 25% de la dosis (5% orina, 20% heces), siendo el resto metabolitos.
Farmacocinética plasmática: Tras la administración oral a voluntarios sanos, la t½ fue de aproximadamente 18 h, sugiriendo que una dosis única al día es apropiada. El aumento del ABC promedio con incremento de dosis fue lineal y proporcional a la dosis en el rango de 25-1,000 mg de imatinib tras la administración oral. No hubo cambio en la cinética de imatinib a dosis repetidas, la acumulación fue de 1.5-2.5 veces en estado estacionario cuando se dosificó una vez al día.
Farmacocinética de la población: Con base en el análisis farmacocinético de la población, hubo un pequeño efecto de la edad en el volumen de distribución (aumento de 12% en pacientes > 65 años). No se cree que este cambio sea clínicamente significativo. El efecto del peso en el aclaramiento de imatinib es tal que para un paciente que pese 50 kg el aclaramiento medio esperado es de 8.5 l/h, mientras que en un paciente que pese 100 kg el aclaramiento aumentará hasta 11.8 l/h. Estos cambios no se consideran suficientes para justificar un ajuste de dosis en base al peso. El sexo no afecta la cinética del imatinib.
Insuficiencia en la función de un órgano: Imatinib y sus metabolitos no se excretan en una proporción significativa por vía renal. La exposición a imatinib puede esperarse que aumente, si existe insuficiencia hepática. GLIVEC® debe utilizarse con precaución en pacientes con disfunción hepática.
Propiedades farmacodinámicas: Grupo farmacoterapéutico: Inhibidor de la proteína tirosina-cinasa.
El imatinib es un inhibidor de la proteína tirosina-cinasa que inhibe de forma potente la Bcr-Alb tirosina-cinasa a nivel in vitro, celular e in vivo. El compuesto inhibe selectivamente la proliferación e induce la apoptosis en las líneas celulares Bcr-Abl positivo, así como en las células leucé­micas nuevas de la LMC cromosoma filadelfia positivo y en pacientes con leucemia linfoblástica aguda (LLA). En ensayos de trasformación de colonias utilizando sangre periférica ex vivo y muestras de médula ósea, imatinib muestra una inhibición selectiva en las colonias Bcr-Abl positivas de pacientes con LMC.
In vivo, el compuesto muestra actividad antitumoral como agente único en modelos animales utilizando células tumorales Bcr-Abl positivas.
Además, imatinib es un potente inhibidor del receptor tirosina-cinasa para el factor de crecimiento derivado de plaquetas (FCDP) y factor de células madre (FCT), c-kit, e inhibe los procesos celulares mediados por ambos.
Ensayos clínicos: Tres grandes ensayos fase II, internacionales, abiertos, no controlados, se llevaron a cabo en pacientes con leucemia mieloide crónica (cromosoma filadelfia positivo [Ph+], en fase avanzada de la enfermedad, crisis blástica o fase acelerada, otras leucemias Ph+ o con LMC en fase crónica en los que había fallado la terapia con interferón-alfa (IFN).
En todos los ensayos clínicos 40% de los pacientes eran ³ 60 años y 10-12% de los pacientes tenían ³ 70 años.
Fase crónica, fallo del interferón: Fueron tratados 532 pacientes con una dosis inicial de 400 mg. Los pacientes fueron distribuidos en tres categorías principales: fallo hematológico (29%), fallo citogenético (35%) o intolerancia al interferón (36%). Los pacientes habían recibido tratamiento previo con IFN durante una mediana de 14 meses a dosis de ³ 25 x 106 U.I./semana y todos estaban en una fase crónica tardía, con una mediana de tiempo desde el diagnóstico de 32 meses. La variable principal de eficacia del estudio fue la tasa de respuesta citogenética mayor (respuesta completa más parcial, 0-35% de metafase Ph+ en médula ósea).
En este estudio, 49% de los pacientes alcanzó una respuesta citogenética mayor que fue completa en 30% de los pacientes (Tabla 1). De éstos, 88% se consiguió una respuesta hematológica completa.
Fase acelerada: Se incluyeron 235 pacientes con la enfermedad en fase acelerada. Los primeros 77 iniciaron el tratamiento con 400 mg, se rectificó posteriormente el protocolo para permitir una mayor dosificación, y los 158 pacientes restantes iniciaron el tratamiento con 600 mg.
La variable principal de eficacia fue la tasa de respuesta hematológica reportada como respuesta hematológica completa, sin evidencia de leucemia (es decir, desaparición de los blastos en la médula ósea y sangre, pero sin una recuperación total de sangre periférica como en una respuesta completa) o retorno a la fase crónica de la LMC. Se confirmó una respuesta hematológica en 63% de los pacientes (Tabla 1). De forma importante, 21% de éstos también consiguieron una respuesta citogenética mayor, que fue completa en 14% de los pacientes. Para los tratados con 600 mg, la estimación de la incidencia de supervivencia libre de progresión a los nueve meses y la supervivencia global es de 68 y 83%, respectivamente. En un análisis multivariado, la dosis de 600 mg se asoció con una mejoría en el tiempo hasta la progresión, independientemente del recuento de plaquetas, blastos en sangre y hemoglobina ³ 10 g/1.
Además, se incluyeron en el ensayo 58 pacientes con otras leucemias agudas Ph+ refractarias o que hubieran recaído (leucemia linfoblástica aguda: 48; leucemia mieloide aguda: 2; crisis blástica linfoide:8). La mediana estimada de supervivien­cia fue de cinco meses.
Crisis mieloide blástica: Se incluyeron 260 pacientes con crisis mieloide blástica; 165 (63%) habían recibido anteriormente quimioterapia para el tratamiento tanto de la fase acelerada como de la crisis blástica (pacientes pretratados) mientras 95 (37%) no (pacientes no tratados). Los primeros 37 iniciaron el tratamiento con 400 mg; se rectificó posteriormente el protocolo para permitir una mayor dosificación de los restantes 223 pacientes, que iniciaron el tratamiento con 600 mg.
La variable principal de eficacia fue la tasa de respuesta hematológica reportada como completa, no hubo evidencia de leucemia o regreso a la fase crónica de la LMC utilizando el mismo criterio que para el estudio en fase acelerada. En este estudio, 26% de los pacientes alcanzaron una respuesta hematológica (30% no tratados previamente y 19% previamente tratados). La tasa de respuesta también fue superior en los pacientes tratados con 600 mg (29%) en comparación con los tratados con 400 mg (11%, p = 0.0220). La mediana estimada de superviviencia de los pacientes no tratados previamente y los tratados fue de 7.1 y 5.2 meses, respectivamente.
Tabla 1. Respuesta en pacientes con LMC en los ensayos clínicos.

Contraindicaciones

: Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes.

Precauciones generales

: Para minimizar el riesgo de molestias gastrointestinales, GLIVEC® debe tomarse asociado a la comida más consistente del día.
La exposición a GLIVEC® puede esperarse que aumente si la función hepática está alterada. GLIVEC® deberá utilizarse con precaución en pacientes con disfunción hepática. No puede darse una recomendación específica respecto al ajuste de dosis, debido a que no se han realizado ensayos clínicos con GLIVEC® en pacientes con función hepática alterada.
Se han notificado casos de retención severa de líquidos (derrame pleural, edema, edema pulmonar, ascitis) en aproximadamente 1-2% de los pacientes tratados con GLIVEC® , por lo que se recomienda pesar a los pacientes de forma regular. Deberá estudiarse cuidadosamente un aumento rápido e inesperado de peso, y si se considera necesario, deberán llevarse a cabo medidas terapéuticas y de soporte.
Pruebas de laboratorio : Durante el tratamiento con GLIVEC® debe realizarse regularmente una biometría hemática completa. El tratamiento con GLIVEC® en pacientes con LMC se ha asociado con neutrocitopenia o trombocitopenia. Sin embargo, la presencia de estas citopenias depende de la fase de la enfermedad que se esté tratando, siendo más frecuentes en pacientes en fase acelerada de LMC o crisis blástica, en comparación con pacientes en fase crónica de LMC. El tratamiento con GLIVEC® puede ser interrumpido o la dosis reducida, tal como se recomienda en el apartado Dosis y vía de administración.
La función hepática (transaminasas, bilirrubinas, fosfatasa alcalina) debe ser controlada regularmente en pacientes que estén recibiendo GLIVEC® . Tal como se recomienda en el apartado Dosis y vía de administración: Reacciones adversas no hematológicas, estas anormalidades en las pruebas de laboratorio deben ser tratadas interrumpiendo y/o reduciendo la dosis de GLIVEC® .

Glivec

® y sus metabolitos no se excretan por vía renal en una cantidad significativa. Se sabe que el aclaramiento de creatinina se reduce con la edad, y que ésta no afecta de forma significativa la cinética de GLIVEC® . Sin embargo, no puede darse una recomendación específica respecto al ajuste de dosis dado que no se han realizado ensayos clínicos en pacientes con función renal alterada.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lac

: Embarazo: No existen datos adecuados sobre la utilización de imatinib en mujeres embarazadas. Sin embargo, los estudios en animales han mostrado toxicidad reproductiva (véase Precauciones en relación con efectos de carcinogéne­sis) y se desconoce el riesgo potencial para el feto. GLIVEC® no deberá utilizarse durante el embarazo, excepto si fuese claramente necesario. Si se utiliza durante el embarazo, la paciente ha de ser informada del riesgo potencial para el feto. Las mujeres en edad fértil han de ser advertidas de que utilicen un método anticonceptivo eficaz durante el tratamiento.
Lactancia: Se desconoce si imatinib se excreta en la leche en humanos. En animales, imatinib y/o sus metabolitos se excretan de forma extensa en la leche. Por lo tanto, las mujeres que están tomando GLIVEC® no deben amamantar a sus hijos.

Reacciones secundarias y adversas

: Los pacientes en fases avanzadas de leucemia mieloide crónica (LMC) pueden tener múltiple sintomatología clínica, que puede hacer difícil la atribución de causalidad de los efectos adversos, dada la variedad de síntomas relacionados con la enfermedad subyacente, su progresión y la administración conjunta de numerosas medicaciones.

Glivec

® fue generalmente bien tolerado con una dosis oral diaria crónica en pacientes con LMC. La mayoría de los pacientes experimentaron reacciones adversas en algún momento, pero la mayoría fueron de grado leve a moderado. En los ensayos clínicos la interrupción del tratamiento debido a las reacciones adversas relacionadas con el fármaco se observó sólo en 1% de los pacientes en fase crónica, 2% de éstos en fase acelerada y 5% de los pacientes en crisis blástica.
Las reacciones adversas relacionadas con el tratamiento, notificadas con más frecuencia, fueron náusea, vómito, diarrea, mialgia y calambres musculares leves, que fueron fácilmente tratables. Un hallazgo común en todos los estudios fueron los edemas superficiales, siendo descritos principalmente como edemas periorbitales o de los miembros inferiores. Sin embargo, estos edemas raramente fueron severos y pudieron ser tratados con diuréticos, otras medidas de soporte o reduciendo la dosis de GLIVEC® .
Diversos efectos adversos como efusión pleural, ascitis, edema pulmonar y aumento rápido de peso, con o sin edema superficial, pueden ser descritos de forma conjunta como retención de líquidos. Estos efectos pueden, normalmente, ser tratados interrumpiendo el tratamiento con GLIVEC® administrando diuréticos u otras medidas terapéuticas de soporte. Sin embargo, algunos de estos efectos pueden ser graves o constituir riesgos para la vida. Un paciente con crisis blástica murió con una historia clínica compleja de derrame pleural, insuficiencia cardiaca congestiva y fallo renal.
Reacciones adversas: Se detallan a continuación las reacciones adversas notificadas, excepto los casos aislados, por sistemas orgánicos y por frecuencia. Las frecuencias se definen como: muy frecuentes (> 1/10), frecuentes (> 1/100, £ 1/10), nada frecuentes (> 1/1000, £ 1/100).
Infecciones e infestaciones: Nada frecuentes: Sepsis, neumonía, herpes simple, herpes zoster, infecciones del tracto respiratorio superior.
Trastornos del sistema circulatorio y linfá­tico: Muy frecuentes: neutrocitopenia, trombocitope­nia, anemia.
Frecuentes: neutrocitopenia febril, pancito­penia.
Trastorno del metabolismo y nutrición: Frecuentes: anorexia.
Nada frecuentes: deshidratación hiperurice­mia, hipocalcemia, hipercalcemia, hiponatriemia y aumento del apetito.
Trastornos psiquiátricos: Nada frecuentes: depresión.
Trastornos del sistema nervioso: Muy frecuentes: cefalea
Frecuentes: mareo, alteraciones del gusto, parestesia, insomnio.
Nada frecuentes: ictus hemorrágico, síncope, neuropatía periférica, hipoestesia, somnolencia, migraña.
Trastornos oculares: Frecuentes: conjuntivitis, aumento del lagri­meo.
Nada frecuentes: irritación ocular, visión borrosa, hemorragia conjuntival, sequedad ocular, edema periorbital.
Trastornos auditivos y laberínticos: Nada frecuentes: vértigo.
Trastornos cardiacos: Nada frecuentes: insuficiencia cardiaca, edema pulmonar, taquicardia.
Trastornos vasculares: Nada frecuentes: hematomas, hipertensión, hipotensión, sofocos, enfriamiento periférico.
Trastornos respiratorios torácicos y medias­tíni­cos: Frecuentes: efusión pleural, epistaxis.
Nada frecuentes: disnea, tos.
Trastornos gastrointestinales: Muy frecuentes: náuseas, vómito, diarrea, dispepsia.
Frecuentes: dolor abdominal, distensión abdominal, flatulencia, estreñimiento, sequedad de boca.
Nada frecuentes: hemorragia gastrointestinal, melena, ascitis, úlcera gástrica, gastritis, reflujo gestroesofágico, ulceración de la boca.
Trastorno hepatobiliares: Nada frecuentes: icteria, aumento de las enzimas hepáticas, hiperbilirrubinemia.
Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Muy frecuentes: edema periorbitario, dermatitis, eccema, erupción.
Frecuentes: edema facial, edema palpebral, prurito, eritema, sequedad de piel alopecia, sudación nocturna.
Nada frecuentes: petequias, aumento de la sudación, urticaria, onicoclasis, reacción de fotosensibilidad, púrpura.
Trastornos musculoesqueléticos, del tejido conectivo y óseo: Muy frecuentes: espasmos y calambres musculares, dolor musculoesquelético, tumefacción de las articulaciones.
Nada frecuentes: crítica.
Trastornos renales y urinarios: Nada frecuentes: insuficiencia renal.
Trastornos del sistema reproductor y de la mama: Nada frecuentes: ginecomastia, aumento del tamaño de las mamas, edema de escroto.
Trastornos generales y condiciones de administración: Muy frecuentes: retención de líquidos y edema.
Frecuentes: fiebre, fatiga, debilidad, escalofríos.
Nada frecuentes: malestar, hemorragia.
Alteraciones de laboratorio y exploración física: Frecuentes: aumento de peso.
Nada frecuentes: aumento de la fosfatasa alcalina sanguínea, aumento de la creatinina sanguínea, pérdida de peso.
Anormalidades en las pruebas de laboratorio: En todos los estudios se han observado citopenias, particularmente neutropenia y trombocitopenia, sugiriendo una mayor frecuencia a dosis elevadas ³ 750 mg (estudio fase 1). Sin embargo, la presencia de citopenias fue también claramente dependiente de la fase de la enfermedad, la frecuencia de neutropenias de grado 3 ó 4 (RAN < 1.0 x 109 /I) y trombocitopenias (recuento de plaquetas < 50 x 109 /l) fue entre dos y tres veces mayor en crisis blástica y en fase acelerada (58-62% y 42-58% para neutropenia y trombocitopenia, respectivamente) comparado con la LMC en fase crónica (33% neutropenia y 17% trombocitopenia). Se observó neutropenia (RAN < 0.5 x 109 /l) y trom­bocitopenia (recuento de plaquetas < 10 x 109 /l) de grado 4 en 8% y en menos de 1%, respectivamente, de los pacientes de LMC en fase crónica. La mediana de la duración de los episodios de neutropenia y trombocitopenia normalmente fue de dos a tres semanas y de tres a cuatro semanas, respectivamente. Estos efectos normalmente pueden ser tratados con reducción de dosis o con interrupción del tratamiento con GLIVEC® , pero en casos raros puede llevar al cese definitivo del tratamiento.
La elevación severa de las transaminasas o de la bilirrubina no fue frecuente (< 3% de los pacientes), normalmente se trato con reducción o interrupción de dosis (la mediana de la duración de estos episodios fue aproximadamente de una semana).
En menos de 0.5% de los pacientes el tratamiento se interrumpió de forma permanente debido a la alteración de las pruebas hepáticas. Sin embargo, un paciente en fase acelerada murió de insuficiencia hepática aguda, en el cual no pudo establecerse formalmente la interacción del fármaco con dosis elevadas de paracetamol.

Interacciones medicamentosas y de otro gÉnero

: Fármacos que pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de imatinib: Las sustancias que inhiben la actividad del citocromo P-450, isoenzima CYP3A4, podrían reducir el metabolismo y aumentar las concentraciones de imatinib. Hubo aumento significativo en la exposición a imatinib (la Cmáx y ABC medias de imatinib aumentaron 26 y 40%, respectivamente) en sujetos sanos cuando fue administrado conjuntamente con una dosis única de ketoconazol (un inhibidor del CYPA4). Deberá tenerse precaución cuando se administre GLIVEC® con inhibidores de la familia CYP3A4.
Fármacos que pueden reducir las concentraciones plasmáticas de imatinib: Las sustancias que son inductoras de la actividad isoenzimática CYP3A4 podrían aumentar el metabolismo y reducir las concentraciones plasmáticas de imatinib.
La administración conjunta de medicamentos que inducen a las isoenzimas CYP3A4 (p.ej. dexametasona) puede reducir la exposición a GLIVEC® . Sin embargo, no se han realizado estudios específicos y se recomienda precaución.
Fármacos a los que GLIVEC® puede alterar su concentración plasmática: Imatinib aumenta la Cmáx y AUC medias de simvastatina (sustrato del CYPA4) de 2 a 3.5 veces, respectivamente, lo que indica que imatinib inhibe el CYP3A4.
Por lo tanto, se recomienda precaución cuando se administre GLIVEC® con sustratos del CYP3A4 con un estrecho margen terapéutico, y los pacientes deben ser advertidos para que eviten o restrinjan el uso de fármacos con o sin receta, que contengan paracetamol.
In vitro, GLIVEC® inhibe la actividad del citocromo P-450, isoenzima CYP2D6 a concentraciones similares a las que afectan la actividad del CYP3A4. Por lo tanto, la exposición sistemática a los sustratos del CYP2D6 está potencialmente aumentada cuando se administran de forma conjunta con GLIVEC® . Sin embargo, no se han realizado estudios específicos y se recomienda precaución.

Alteraciones de las pruebas de laboratorio

: Se deben realizar biometrías hemáticas en forma regular durante la terapia con GLIVEC® . El tratamiento de los pacientes con LMC se ha asociado con neutropenia y trombocitopenia. Sin embargo, la ocurrencia de estas citopenias depende del estadio de enfermedad, siendo más frecuente en pacientes con fase acelerada de la LMC o con crisis blástica, comparada con los pacientes en fase crónica. El tratamiento con GLIVEC® debe ser interrumpido o la dosis reducida, como se recomienda en la sección Dosis y vía de administración.
La función hepática (transaminasas, bilirrubinas y fosfatasa alcalina) debe ser monitoreada regularmente en pacientes que reciben GLIVEC® . Como se recomienda en la sección Dosis y vía de administración, estas anormalidades de laboratorio deben ser manejadas con la interrupción o reducción de dosis de GLIVEC® . GLIVEC® y sus metabolitos no se excretan por vía renal de manera significativa. El aclaramiento de la creatinina decrece con la edad y la edad no afecta significativamente la cinética de GLIVEC® . Sin embargo, en virtud de que no se han efectuado estudios en pacientes con función renal alterada, no se pueden dar recomendaciones específicas en relación al ajuste de la dosis.

Precauciones en relaciÓn con efectos de carcinogÉ

, MUTA­GÉ­­­­­­NESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Imatinib se ha evaluado en estudios de famacología de seguridad, toxicidad de dosis repetidas, genotoxicidad y toxicidad repro­ductiva. Los órganos diana, asociados con la acción farmacológica del imatinib, incluyeron la médula ósea, sangre periférica, tejidos linfoides, gónadas y tracto gastrointestinal.
Otros órganos diana incluyen el hígado y el riñón. Imatinib fue embriotóxico y teratogénico en ratas.
No se han realizado estudios de carcinogénesis.

Dosis y vÍa de administraciÓn

: Dosis: El tratamiento debe ser iniciado por un médico experimentado en el tratamiento de pacientes con leucemia mieloide crónica.
La dosis recomendada de GLIVEC ® es de 400 mg/día para pacientes con LMC en fase crónica y 600 mg/día para pacientes en fase acelerada o crisis blástica.
La dosis prescrita debe ser administrada oralmente, una vez al día con la comida más consistente.
El tratamiento deberá continuarse mientras exista beneficio para el paciente.
El aumento de la dosis de 400 a 600 mg en pacientes en fase crónica de la enfermedad, o de 600 a 800 mg (administrados en dosis de 400 mg dos veces al día) en pacientes en fase acelerada o crisis blástica, puede considerarse en ausencia de reacciones adversas severas y neutropenia o trombocitopenia severas no relacionadas con la leucemia, en las siguientes circunstancias: progresión de la enfermedad en cualquier momento, si no se consigue una respuesta hematológica satisfactoria después de por lo menos tres meses de tratamiento, pérdida de la respuesta hematológica alcanzada previamente.
Reacciones adversas no hematológicas: Si se desarrolla una reacción adversa severa no hematológica con el uso de GLIVEC® el tratamiento puede reanudarse según corresponda, dependiendo de la severidad inicial de la reacción.
Reacciones adversas hematológicas: Se recomienda la reducción de dosis o la interrupción del tratamiento si se produce neutropenia y trombocitopenia severas, como se indica en la Tabla 2.
Uso en pediatría: No se ha establecido la seguridad ni la eficacia de GLIVEC® en pacientes de edad inferior a los 18 años.

VÍa de administraciÓn

: Oral.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificaciÓn e

:
No se han descrito casos de sobredosis. Si ocurriese una sobredosificación, el paciente deberá ser observado y se le administrará el tratamiento de soporte adecuado.

PresentaciÓn

: Caja con 120 cápsulas de 100 mg.

Recomendaciones sobre el almacenamiento

: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

Leyendas de protecciÓn

: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo ni en la lactancia.
Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. HEMOGLOBINA, Es la sustancia química de la sangre contenida en los glóbulos rojos yencargada del transporte del oxígeno desde los pulmones a todos lostejidos del organismo.
  3. HERPES, Es el nombre de una familia de virus que producen las llagas o fuegos del área de la boca (culebrillas) (Herpes Simplex y Herpes zoster,respectivamente).
  4. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  Medicamentos