Veneno en la comida diaria: ¿Es posible?

Veneno  en la comida diaria: ¿Es posible?Muchas veces solemos pensar que la comida que consumimos es totalmente sana. Sin embargo, lo cierto es que cotidianamente cuando nos sentamos a la mesa nos exponemos a disímiles toxinas que afectan en menor o mayor medida a nuestro organismo.

Al respecto, diversos estudios han demostrado que existen algunos tipos de veneno en la comida que resultan muy frecuentes en la dieta de las personas. Por ejemplo, se conoce que las patatas suelen ser una fuente natural de solanina. Esta toxina es más famosa por ser un pesticida y fungicida natural que este tubérculo utiliza para protegerse de las bacterias del ambiente y es el responsable del ligero sabor amargo que tiene la patata. Obviamente, en pequeñas proporciones no es dañino pero si se consume demasiado, puede provocar daños gastrointestinales y efectos neurotóxicos en el organismo.

También resulta común la presencia de una sustancia denominada amanitoxina, que se encuentra en algunos hongos y setas. De la misma forma, si se come con frecuencia o en grandes cantidades, puede ocasionar daños severos en el hígado.

Incluso el pescado, que es una de los alimentos más saludables y que forma parte cotidiana de la dieta alimentaria, contiene ligeras dosis de arsénico que, si se ingieren con asiduidad, pueden afectar al organismo humano. Al respecto, se conoce además de la alta concentración de mercurio que presentan también algunos tipos de sushi resulta bastante dañino para el organismo.

En este sentido, los especialistas explican que no son solo los alimentos quienes contienen esta dosis de veneno sino también el agua que bebemos todos los días. Por ejemplo, en Estados Unidos y Asia el agua del grifo se suele enriquecer con algunas proporciones dosis de flúor que, si bien resultan excelente para combatir las caries, suele provocar efectos nocivos para la salud si se consume en exceso.

  Consejos