Tres usos asombrosos de la miel

mielLa miel, desde tiempos inmemorables, ha sido utilizada para curar heridas y para mantener la piel joven. Sin embargo, recién ahora los científicos están redescubriendo el verdadero poder de esta sustancia que, sin duda alguna, puede calificarse como una de las alternativas de la medicina natural más polifacética.

1. Cura las heridas. En numerosos estudios se ha comprobado que la miel ha es eficaz para el tratamiento de heridas. En un experimento noruego, se apreció que una miel terapéutica llamada Medihoney (que ese produce en Nueva Zelanda y se somete a un proceso especial de purificación), es ideal para matar diferentes cepas de bacterias que suelen proliferar en las heridas.

También se conoce que la miel no solo es útil para tratar las heridas sino también las úlceras en las piernas. De hecho, las personas muestran una mejoría notable simplemente aplicando de forma tópica la miel sobre las úlceras y las infectadas, se esterilizaron en el plazo de apenas una semana.

2. Mantiene el nivel de glóbulos blancos en la sangre. Un estudio realizado en la Clínica Mayo señala que la miel puede ser un tratamiento particularmente prometedor y económico para evitar que disminuya el recuento de glóbulos blancos en la sangre, una consecuencia habitual en las personas que se someten a quimioterapia.

En un pequeño ensayo, el 40% de los pacientes que fueron diagnosticados con cáncer y a los que se les detectó un riesgo mayor de sufrir neutropenia (bajo recuento sanguíneo), no se les detectaron más episodios después de que comenzaran a tomar dos cucharaditas diarias de miel, mientras se sometían a la quimioterapia.

3. Elimina la caspa y los problemas del cuero cabelludo. En un estudio realizado con personas que padecían de dermatitis seborreica crónica y caspa, se les pidió que se aplicasen un poco de miel en el cuero cabelludo, diluida con un 10% de agua caliente. Debían dejar actuar la miel durante tres horas y después enjuagar. Todas las personas reportaron un alivio inmediato de la picazón mientras que a las dos semanas la caspa y otros síntomas desaparecieron por completo. A los seis meses, estos problemas no habían vuelto a aparecer.

Imagen del artículo

Tres usos asombrosos de la miel
  Consejos