"Transformar grasa en músculo" no es más que un mito

Algunas personas acuden al gimnasio pensando que con un trabajo duro de pesas lograrán transformar la grasa en masa muscular. Sin embargo, esto no es lo que sucede, ni en el gimnasio ni en ninguna forma de actividad física, puesto que la grasa no puede convertirse en músculo ni viceversa.

Lo que si ocurre es que al entrenar en el gimnasio necesitamos de más energía, y la grasa es una de las fuentes de las que se nutre el cuerpo. En otras palabras, en el proceso de contrucción de nueva masa muscular, es necesario quemar calorías que pueden provenir de la grasa.

Sin embargo, es bueno tener en cuenta que esto no necesariamente es así. La principal fuente de energía del cuerpo son los hidratos de carbono, por lo que se pueden quemar varias calorías en el gimnasio sin estimular el metabolismo de los lípidos. Claro que en un nivel general es correcto decir que una persona con mayor masa muscular tendrá un metabolismo mayor y más facilidad para perder grasa que una persona sin musculatura.

En síntesis, si bien no se puede transformar grasa en músculo,  ya que son tejidos diferentes, la pérdida de adiposidad y la construcción de musculatura van habitualmente de la mano.

De todas formas, una actividad siempre estará más orientada hacia la pérdida de grasas o hacia la contrucción de músculo. Ejemplos del primer caso son los trabajos aeróbicos de baja intensidad o el ejercicio cardiovascular posterior al trabajo de pesas. Por otro lado, los trabajos de hipertrofia son el ejemplo más claro que trabajos específicos para construir el músculo, pero que no queman directamente grasas.

Lo ideal es combinar las actividades quemadoras de grasa con el trabajo muscular, y complementar esto con una dieta saludable y adaptada a las necesidades calóricas individuales y al tipo de actividad de cada persona.

Imagen del artículo

"Transformar grasa en músculo" no es más que un mito
  Consejos, Ejercicio físico