Tipos somáticos

Los tipos somáticos son clasificaciones de nuestro cuerpo según su estructura y tendencia. Conocerlos es muy importante para saber que cuidados especiales hay que tener a la hora de ejercitarse y de alimentarse, con el fin de tener un cuerpo con un porcentaje graso controlado y una adecuada masa muscular.

Existen 3 tipos somáticos básicos. De todas formas, es bueno señalar que no se trata de tipos estrictos que se vean reflejados en forma absoluta en la realidad, sino que una persona puede tener rasgos de más de un tipo somático, con predominio siempre de uno. Veamos cada uno de estos tipos:

–          Ectomorfos. Los ectomorfos son personas sumamente delgadas, de aquellas a las que no se les ve siquiera un pliego de grasa (generalmente ponernos ver sus huesos ante la ausencia de grasa). Por un lado, estas personas no requieren de una dieta estricta ni de mucho trabajo aeróbico para quemar grasas, dado que naturalmente su metabolismo es muy elevado. Sin embargo, como contrapartida, son personas que deben esforzarse mucho entrenando y alimentándose sana y abundantemente para lograr ganar masa muscular.

–          Mesomorfos. Los mesomorfos tienen una tendecia mayor que los ectomorfos a acumular grasas, y se caracterizan por tener mucha predisposición a ganar masa muscular. Esto, sumado a su excelente postura, hace que el fisicoculturista sea el más claro ejemplo de mesomorfo. De todas maneras, para mantener una proporción adecuada de grasa y músculo es necesario un correcto entrenamiento y el cuidado en la dieta.

–          Endomorfos. Son las clásicas personas con “tendencia a engordar”. Acumulan grasa con más facilidad que los mesomorfos, por lo que deben cuidarse de llevar una dieta sumamente magra. Y si bien no tienen la misma facilidad que los mesmorfos para construir tejido muscular, pueden hacerlo perfectamente con un entrenamiento adecuado.

Imagen del artículo

Tipos somáticos
  Consejos