Tipos de anosmia y sus causas

Tipos de anosmia y sus causasLa anosmia es un trastorno que afecta el adecuado funcionamiento del sistema olfativo de manera que la persona que lo padece no logra percibir ni diferenciar los diferentes olores. Este trastorno puede ser una afección por sí mismo o manifestarse como consecuencia de la acción de otra patología. Así, pueden identificarse dos tipos de anosmia: la anosmia congénita y la anosmia secundaria.

La anosmia congénita se debe a la ausencia del desarrollo del nervio olfativo debido a un traumatismo cerebral o a otros problemas relacionados con el adecuado funcionamiento del cerebro. De esta manera, al no estar habilitada en el cerebro la zona olfativa, la persona no puede identificar los disímiles olores de su ambiente. Por lo general este tipo de anosmia es irreversible y presenta grandes complicaciones para su diagnóstico pues la persona se adapta a no identificar los olores y no asiste a un profesional que lo evalúe hasta que no alcanza cierta consciencia de su dificultad.

Por otra parte, la anosmia secundaria aparece como resultado de alguna otra afección. De esta manera, puede ser irreversible o se podría recuperar esta función con algún tratamiento en especial.

La anosmia secundaria puede ser pasajera; la más común y que probablemente todos hemos sufrido es consecuencia de un resfriado común o tras alguna enfermedad viral, o una alergia. Esta variedad de anosmia resulta es muy común y desaparece cuando remite el cuadro patológico que la ha provocado. En este sentido, no hay de qué preocuparse.

No obstante, también es usual que aparezca la anosmia temporal a causa de la acción de un virus o de bacterias sobre el nervio olfativo o debido a lesiones, traumas, tumores o pólipos en la zona olfatoria. Puede aparecer además como resultado de algún trastorno neuronal como la enfermedad de Parkinson, de Alzheimer o la enfermedad de Resum o de patologías que afectan las fosas nasales como la sinusitis.

Al respecto, los especialistas señalan que estos últimos tipos de anosmia resultan reversibles con un tratamiento adecuado; sin embargo, puntualizan que si se complican o se daña el nervio olfatorio no podrá recuperarse esta función. La anosmia se convierte entonces en permanente sin posibilidades de volver a identificar los olores provenientes del medio.

  Consejos, Medicina