¿Tienes dolor de rodilla?

Las doblamos, nos arrodillamos en ellas, todos los días corremos y saltamos sobre ellas, pero pocos de nosotros les ponemos mucha atención. Las rodillas. Son de las articulaciones más complejas y más propensas a lesiones de su cuerpo. ¿Por qué? Culpe al diseño de ellas. A diferencia de la articulación de la cadera, que es una más estable, y que consiste de una bola en una bolsa con mucho acojinamiento, la articulación de la rodilla es más expuesta y más vulnerable.

En esencia, la rodilla es un hueso redondeado que descansa sobre otro hueso relativamente plano. El hueso del muslo (fémur) termina en dos protuberancias redondeadas (cóndilos) los que se asientan en el hueso relativamente plano de la espinilla (tibia). La cobertura de la rodilla, la rótula, es un hueso pequeño y redondeado que se asienta en una hendidura entre el hueso del muslo y las protuberancias redondeadas y le da fortaleza a la articulación. Cuando la rodilla se dobla y se endereza, la rótula se desliza hacia arriba y hacia abajo en la hendidura. Un tendón conecta a la rótula por arriba con los músculos del muslo, y un ligamento la conecta por abajo con la tibia. La rótula actúa como una polea, aumenta la fuerza de los músculos conectados a ellas.

La rodilla se flexiona y se extiende, pero tiene poca rotación lateral. Los huesos superiores e inferiores de la pierna actúan como palancas largas sobra la articulación, aumentando el poder y la fuerza. Un cambio pequeño en las palancas se amplifica muchas veces sobre las rodillas. Este diseño complicado puede causar problemas, especialmente para la rótula, lo que se traduce como en 20 por ciento de todos los dolores de rodilla. El funcionamiento apropiado de la rodilla y la rótula no depende de la alineación de los mismos huesos sino de la alineación de las estructuras que lo rodean.

  Consejos, Salud y belleza