Remedios para los cálculos renales: Evitar la Vitamina C

Remedios para los cálculos renales: Evitar la Vitamina CLos cálculos renales son pequeñas formaciones sólidas que se forman en las vías urinarias, ya sea en la pelvis renal o en el uréter. Aunque los síntomas varían de una persona a otra, de forma general provocan dolor, sobre todo cuando se orina, dependiendo por supuesto de su localización y del tamaño.

Los cálculos renales generalmente están ocasionados por una alteración metabólica, ya sea como consecuencia de una enfermedad metabólica, de una alteración metabólica ocasionada por una patología, por una infección de las vías urinarias o incluso puede que no se llegue a determinar una causa de origen.

De manera general, en la formación de estos cálculos suele evidenciarse un exceso de sustancias solubles en la orina, modificaciones en el estado físico de la orina donde aumenta la concentración de sustancias o varía su grado de acidez, o un núcleo original alrededor del cual se acumulan las sustancias poco solubles que se encuentran en la orina.

Entre los cálculos renales la litiasis oxálica es la más frecuente, aunque también suelen presentarse los cálculos renales de fosfatos. Para la disolución de los cálculos renales es el especialista quien está capacitado para elegir el tratamiento más eficaz para cada caso en particular. No obstante, entre los remedios para los cálculos renales aprobados por la comunidad médica y aplicables a cada caso se encuentran: mantener una alimentación baja en ácido oxálico y en calcio mediante el consumo de tomates, judías verdes, espárragos y sin consumir lácteos ni vitamina C.

En este sentido, los especialistas aseveran que la ingestión de sólo 5-10 gramos de vitamina C puede provocar una elevación en los niveles de oxalato en la orina, por lo que su consumo en las personas que padezcan de cálculos renales debe realizarse solamente bajo prescripción médica. Por lo tanto, deberán evitarse los alimentos ricos en vitaminas C como los cítricos, las fresas, las grosellas, la piña, el kivi, la guayaba y la papaya, así como los pimientos, el tomate, la coliflor, el brécol y las coles de Bruselas.

  Consejos, Medicamentos