Recupérate con movimiento

Tanto en una rutina de musculación, como en un entrenamiento aeróbico o en una clase colectiva, la sesión de entrenamiento resulta agotadora y cuando llegamos al final de la rutina queremos tomar una ducha y regresar a casa cuanto antes, sin hacer nada de más. Muchas veces el tiempo apremia y hasta nos damos licencia para no estirar los músculos tras entrenar. Pero, así como debemos dedicar un tiempo prudente al estiramiento posterior, también es importante utilizar unos minutos en la vuelta a la calma.

La vuelta a la calma es la última parte del entrenamiento, en la cual se busca una recuperación activa del cuerpo. Esto significa, que el cuerpo retome paulatinamente su s condiciones de reposo, al tiempo que nos continuamos ejercitando a una intensidad suave. Recién después de un tiempo de actividad leve es bueno finalizar el entrenamiento con una sesión de estiramientos.

La recuperación activa permite acelerar la remoción del ácido láctico, un subproducto que se encuentra en los músculos y que genera fatiga. Además, continuar el ejercicio a un nivel de intensidad bajo permite una mayor circulación de sangre que ayuda a la recuperación de los músculos.

También contribuye a una relajación paulatina, y a su vez el cuerpo liberará más endorfinas. Estas hormonas nos pondrán de mejor ánimo y, si bien un cansancio moderado es inevitable (y además recomendable), se podrá mantener el buen humor a pesar de la fatiga.

El tipo y la duración de la vuelta a la calma dependerá de la actividad realizada. Si por ejemplo nuestra actividad consistió en una hora de caminar a ritmo intenso, podemos emplear de 5 a 10 minutos bajando la velocidad y la frecuencia cardíaca en modo paulatino. Si por el contrario se trató de una competición sumamente intensa convendrá dedicar no menos de 20 minutos a la recuperación activa.

En el caso de un entrenamiento con pesas para tonificación o hipertrofia, podemos usar los aparatos aeróbicos del gimnasio, como las cintas de correr o las bicicletas, a una intensidad moderada, por alrededor de 10 minutos. Aunque seguir durante algún rato ayudará a quemar algunas calorías extra de grasa.

Pero sea cual sea la actividad, lo importante es reservar el tiempo para que nuestro cuerpo pueda recuperarse mientras continua moviéndose.

Imagen del artículo

Recupérate con movimiento
  Consejos, Ejercicio físico