¿Qué sucede en nuestro cerebro cuando estamos en un atasco de tráfico?

atascoLos atascos de tráfico son parte de la vida cotidiana, sobre todo en las grandes ciudades. Sin embargo, aunque son bastante habituales, lo cierto es que aún no nos acostumbramos a ellos y casi siempre terminamos perdiendo la paciencia y exaltándonos. Sin embargo, todo parece indicar que estos no son los únicos riegos a los que nos exponemos cuando estamos en un atasco. Un estudio reciente ha desvelado que estar en un atasco puede afectar de forma más seria nuestro equilibrio psicológico.

Los efectos de un atasco de tráfico para nuestra salud mental

Una investigación realizada en la Universidad de California ha encontrado que las respuestas negativas que vamos acumulando a lo largo del día debido a las tensiones y preocupaciones, como los conflictos en el trabajo, las discusiones en el hogar o el tiempo que esperamos en un atasco, pueden causar alteraciones del estado de ánimo a largo plazo.

Los investigadores hallaron que las personas que se encontraban en atascos con mayor frecuencia presentaban mayores índices de ansiedad, depresión y angustia, a la vez que tenían más problemas para controlar la ira. Lo que sucede es que estas pequeñas tensiones cotidianas son las que, precisamente, terminan haciendo mella en nuestra salud mental y afectando nuestro equilibrio emocional.

De hecho, otro estudio, esta vez realizado por investigadores británicos, estudió los marcadores de estrés en un grupo de personas antes de que entrasen en un atasco y apenas salían de él. Los resultados evidenciaron que las mujeres experimentaban un incremento del 8,7% en sus niveles de estrés mientras que los hombres experimentaban un aumento del 60%. Evidentemente, en ambos casos sus niveles de cortisol, la hormona del estrés, se habían disparado. Un problema que se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer problemas de memoria, trastornos del aprendizaje e irritabilidad.

Y por si no bastara, otra investigación realizada en la Universidad de Surrey, en Reino Unido, encontró que permanecer en el interior de un coche en medio de un atasco también aumenta los niveles de contaminación hasta un 40% más que cuando se está circulando por la carretera. De hecho, según estos investigadores, el simple ajuste del sistema de ventilación puede reducir la exposición de los pasajeros a los gases tóxicos hasta en un 76%.

Imagen del artículo

¿Qué sucede en nuestro cerebro cuando estamos en un atasco de tráfico?
  Consejos, Estudios, Noticias