¿Cómo correr sin riesgos?

correrCada vez son más las personas que se motivan a empezar a correr. Se trata de un deporte muy completo y fácil de practicar que no solo te permite mantenerte en forma sino que también previene la aparición de numerosas enfermedades, a la vez que mejora tu calidad de vida. Sin embargo, al igual que cualquier otro deporte, si no tomas las precauciones necesarias puedes sufrir lesiones severas. Por eso, te desvelamos algunas de las medidas que deberías tener en cuenta antes de empezar a correr.

Cinco recomendaciones para correr sin poner en riesgo tu salud

1. Calienta siempre antes de correr. Pasar por alto el calentamiento puede aumentar las probabilidades de sufrir lesiones musculares y óseas. Por tanto, antes de comenzar a entrenar deberías realizar un buen calentamiento que dure entre 10-15 minutos. Mientras hagas el calentamiento enfócate sobre todo en los músculos de las piernas que serás los que más trabajarán durante la carrera.

2. Empieza poco a poco. Muchas personas se sienten muy motivadas cuando empiezan a correr y terminan planteándose metas demasiado elevadas. Sin embargo, cuando no pueden alcanzarlas, su entusiasmo comienza a desaparecer y muchos terminan abandonando la carrera. En cambio,  cuando empiezas a practicar de forma gradual, poco a poco irás aumentando el tiempo y el ritmo de la carrera sin perder la motivación inicial.

3. Camina cuando estés cansado. Si no estás acostumbrado a practicar deporte, es probable que al comenzar a correr tus músculos y articulaciones estén débiles, y si las sobrecargas demasiado después de algunos días podrían resentirse. Por eso, es importante que cuando estés cansado, hagas una pausa en la carrera y continúes caminando. También es importante que descanses algunos días a la semana para que las microlesiones que normalmente se producen al correr puedan sanar.

4. Mantén una dieta equilibrada. Al practicar ejercicio físico es natural que necesites una dosis extra de energía por lo que es importante que mantengas una dieta equilibrada y rica en calorías, al menos al inicio. Lo ideal es que apuestes por alimentos con un alto contenido en carbohidratos antes y después de la carrera, de manera que puedas conservar las reservas de glucógeno. Consumir cereales, frutas, legumbres y lácteos es una buena opción.

5. No corras sobre cualquier terreno. Quienes empiezan a correr suelen pensar que cualquier terreno es válido para hacerlo, aunque en realidad no es así. Lo ideal es que para correr apuestes por un terreno llano, al menos al inicio, y que además sea relativamente suave para que pueda amortiguar la pisada. Evita correr por calles donde haya mucho tráfico ya que los gases contaminantes pueden afectar tu sistema respiratorio y causar una inflamación en el cerebro.

Imagen del artículo

¿Cómo correr sin riesgos?
  Consejos, Ejercicio físico

Una respuesta a “¿Cómo correr sin riesgos?”