¿Qué son las varices?

El sistema circulatorio se podría comparar a las autopistas de una ciudad grande, donde las caravanas de automóviles, en este caso los glóbulos frenéticos, llevan oxigeno y sustancias nutritivas a todas las partes del cuerpo. El corazón con su bombeo mantiene el pulso del tráfico impulsando a los glóbulos en su ruta hacia las arterias.

Las venas tienen más dificultades con el viaje de regreso de los glóbulos al corazón y los pulmones. Para comenzar, la presión causada por el corazón al bombear se reduce. Segundo, las venas que están debajo del corazón, en las piernas y el torso, tiene que trabajar en contra de la fuerza de gravedad, ya que la sangre tiene que subir desde los pies. Por lo tanto, esos vasos sanguíneos tienen que depender más de los músculos de las piernas para ayudar a que continúe el movimiento de la sangre. Las válvulas trabajan como las esclusas de un canal. A medida que la sangre fluye a través de una válvula, sus puertas se cierran para que la sangre no fluya de regreso.

Cuando algunas de esas válvulas fallan, la sangre puede escaparse hacia atrás y empezar a acumularse, a menudo, en la parte inferior de las piernas. La presión adicional del mayor volumen de sangre acumulada puede, con el tiempo, hacer que fallen las válvulas subsiguientes. Entonces las paredes de las venas empiezan a abultarse y se deforman, en ese punto, la vena se puede ver a través de la superficie de la piel y luce enmarañada y nudosa, azul y abultada.

Se estima que el 25 por ciento de todas las mujeres y el 10 por ciento de todos los hombres son afectados de várices. Afortunadamente, hay maneras para evitar, o por lo menos, para retrasar el desarrollo y reducir su seriedad.

  Consejos, Salud y belleza