Protegerse del sol en invierno

Protegerse del sol en inviernoGracias a las campañas de publicidad que se han realizado prácticamente por doquier, muchas personas han comprendido que durante el verano, fundamentalmente cuando vamos a la playa, es importante que protejan su piel del sol. Sin embargo, lo que pocos saben es que el sol en invierno también puede resultar muy peligroso. Por ende, muy pocos usan cremas de protección.

Vale aclarar que, a pesar de que los rayos ultravioleta (los responsables de las quemaduras y del cáncer de piel), tienen menos intensidad durante el invierno, los efectos de los rayos UVA no desaparecen. ¿Qué significa esto? Que en realidad el sol en invierno contribuye al envejecimiento cutáneo y a la aparición del cáncer de piel.

El frío genera una falsa sensación de seguridad y no se tienen en cuenta los efectos perjudiciales de los rayos ultravioletas. Sin embargo, deberíamos usar cremas con un factor de protección 30, como mínimo.

Incluso en invierno, debes usar la crema todos los días y deberás aplicarla cuantas veces sea necesario, sobre todo si vas a estar expuesto durante mucho tiempo al frío. Además, si practicas deportes al aire libre, también se recomienda que elijas una crema que no solo tengan filtros solares sino que sean hidratantes, así minimizas los daños que puede sufrir la piel.

Recuerda que existen tres tipos de rayos ultravioletas:

UVC: los más perjudiciales porque tienen gran energía. No obstante, en realidad la capa de ozono impide que lleguen a la Tierra por lo que no debemos preocuparnos demasiado por ellos.

UVB: son indispensables para la síntesis de vitamina D y son los responsables del bronceado. Sin embargo, cuando se combinan con los rayos UVA son la primera causa de melanoma. Además, estos rayos deprimen el sistema inmunológico y afectan la córnea.

UVA: broncean pero su resultado es poco duradero. Tienen la capacidad de penetrar hasta las capas más profundas de la dermis, ahí generan los radicales libres que son los que provocan las alteraciones celulares y causan el envejecimiento prematuro de la piel (arrugas, manchas y falta de elasticidad), además de provocar cáncer.

  Consejos