¿Por qué nos gusta el azúcar?

  Consejos, Estudios

azucarLa mayoría de las personas adoran comer dulces. De hecho, son muy pocas las que pueden resistir la tentación que representa un delicioso helado o una tarta. Solemos pensar que el azúcar nos gusta porque es algo “prohibido” en las dietas modernas pero lo cierto es que detrás de nuestro gusto por los dulces se esconde un mecanismo mucho más complejo.

La primera investigación que analiza este tema llega de la mano de especialistas del Imperial College London, quienes afirman que la explicación a nuestro gusto por el azúcar se debe buscar en el cerebro. Su estudio, publicado recientemente en la Journal of Clinical Investigation, se dedicó a analizar un tipo específico de enzima llamada glucoquinasa que se encuentra en el hipotálamo, la región cerebral encargada de regular varias funciones, incluido el control del apetito. Además, también se conoce que esta enzima participa en la detección de los niveles de glucosa en el hígado y el páncreas, por lo que los investigadores sospecharon que podía estar relacionada también con nuestro gusto por el azúcar.

De esta manera, los científicos se dieron a la tarea de aumentar y reducir a través de un virus, la acción de la glucoquinasa en la actividad cerebral de ratones. Se dieron cuenta de que cuando los niveles de esta enzima aumentaban, los ratones tendían a comer más alimentos ricos en glucosa pero cuando los niveles disminuían, la ingestión de glucosa también se reducía. En otras palabras, la actividad de la glucoquinasa regulaba el consumo de glucosa.

Sin embargo, esta no es la única explicación para nuestro gusto por el azúcar. Recientemente otro estudio del Centro Monell de Filadelfia ha sugerido que las papilas gustativas tienen más detectores para el azúcar de los que se pensaba, un detalle que también podría estar relacionado con nuestro gusto por los alimentos dulces.

Estos investigadores comenzaron a analizar los sensores del azúcar que se encuentran en el intestino y los sensores metabólicos del páncreas, ambos encargados de regular los niveles de azúcar en sangre. Sin embargo, descubrieron que estos sensores no solo se hallaban en los órganos internos sino también en las papilas gustativas. El hecho de que tengamos mayores receptores del azúcar, podría explicar por qué disfrutamos más comiendo dulces.

Una respuesta a “¿Por qué nos gusta el azúcar?”

Deja un comentario