¿Por qué ducharse nos relaja?

ducharseLa mayoría de las personas solemos sentirnos muy relajados al salir de una ducha. Tal parece como si a su paso el agua arrastrase consigo gran parte de nuestras preocupaciones y tensiones cotidianas y al salir sintiéramos la mente más despejada y el cuerpo más ligero. Es una sensación muy reconfortante, sobre todo después de una intensa jornada de trabajo. Sin embargo, lo más curioso es que no se trata solo de una sensación ya que en realidad ducharse tiene poderosos efectos sobre nuestro cuerpo: ayuda a relajar los músculos y estimula nuestra mente.

Tres efectos de una ducha en nuestro cerebro

1. Aumenta la motivación. Expertos del Hospital General de Massachusetts han encontrado la causa de por qué ducharnos nos hace sentirnos más motivados. Lo que sucede es que al duchamos, nuestra actividad cerebral desciende, las conexiones neuronales se ralentizan y la producción de dopamina se dispara. La dopamina es un neurotransmisor cerebral implicado en el estado de relajación física y mental, pero que también es responsable de nuestra motivación y entusiasmo. Ello explica por qué al salir de la ducha nos sentimos renovados y con nuevas energías.

2. Estimula la creatividad. Una investigación publicada en la revista Investigación y Ciencia ha desvelado por qué suelen ocurrírsenos buenas ideas cuando estamos en la ducha. Según estos investigadores cuando hacemos actividades mecánicas que no requieren movimientos o análisis conscientes, como puede ser ducharnos, escuchar música relajados o practicar ejercicio físico moderado, en nuestro cerebro se activa por defecto una red neuronal que estimula nuestra capacidad reflexiva y creatividad. Por eso, al salir de la ducha solemos tener la mente más despejada y se nos ocurren nuevas ideas.

3. Combate la depresión. Una ducha también ayuda a canalizar la tristeza y mejorar la depresión. De hecho, es una solución perfecta para reponer los ánimos en esos días en que las cosas no salen como habíamos planificado. Lo que sucede es que al ducharnos también se activa la producción de noradrenalina, un neurotransmisor que interviene en la regulación de los estados emocionales, favoreciendo las emociones positivas y un estado de relajación mental más profundo. Esto explica por qué una ducha renueva los ánimos nos hace sentir mucho más alegres.

Imagen del artículo

¿Por qué ducharse nos relaja?
  Consejos, Estudios