Perder peso corriendo

Si eres fanático de la carrera, has escogido un camino muy bueno para perder peso, ya que este es un ejercicio práctico, muy beneficioso y que puede ayudarnos a disminuir en gran medida la grasa corporal que poseemos. Veamos entonces como puedes perder peso corriendo.
El método más habitual es el continuo. Se trata de trotar a una intensidad baja (no más del 70% de la frecuencia máxima teórica). Debes hacerlo durante un tiempo prolongado, no menos de 40 minutos, o si no no quemarás una cantidad importante de grasas.
Quizás pienses que si corres más rápido quemarás más grasas. Pero esto no es así. Es cierto que quemarás más calorías, pero priorizarás aún más a los hidratos de carbono como fuente de energía. Además, producirás más ácido láctico en tus músculos, y esto hará más difícil la quema de grasas.
Por eso, un método eficiente es estimular el metabolismo anaeróbico aláctico. Este es el que entrenan los corredores de 100 metros, ya que es aquel que usa los fosfágenos como combustibles y sólo se emplea en los primeros 10 segundos de un esfuerzo máximo. Pero, ¿qué tiene esto que ver con quemar grasas? Es que este metabolismo aumenta la segregación de adrenalina, una hormona que favorece la lipolisis, es decir la quema de tejido graso. Una buena rutina de este tipo de entrenamiento consiste en realizar sprints de 10 segundos de duración (o 80-100 metros si quieres hacerlo por distancia) y recuperarte por completo entre estos, manteniendo un leve movimiento, puede ser caminar o trotar muy (muy) suavemente.
Como vez, perder peso corriendo no es simplemente calzarse las zapatillas y sumar kilómetros, ya que se requiere una rutina previa. Y, por supuesto, muhas ganas de entrenar.

Imagen del artículo

Perder peso corriendo
  Consejos, Ejercicio físico, Perder peso