Para quemar grasas: sobrecarga+aeróbicos

Muchas veces una rutina de entrenamiento en un gimnasio incluye tanto un momento de ejercicio aeróbico y otro de trabajo con sobrecarga, es decir con máquinas, pesas o el propio cuerpo. No obstante, es importante saber que el orden de estos no debería ser aleatorio, y aún más si perseguimos el objetivo de bajar de peso.

Lo que se debe hacer, es realizar la sesión de trabajo con sobrecarga primero, y luego hacer ejercicio aeróbico de baja intensidad. Claro, como toda planificación seria, este orden no resulta del azar sino de la forma en la que nuestro cuerpo funciona.

En primer lugar, para realizar un trabajo con sobrecarga, nuestros músculos deben tener el glucógeno necesario para la actividad. Si dejamos esto para lo último, el trabajo que hagamos con las máquinas y pesas nos será eficiente. Pero además, al realizar los aeróbicos en segunda instancia, también ayudaremos el cuerpo a quemar más grasas.

Ocurre que tras una sesión de 40-60 minutos de trabajo con sobrecarga, nuestro cuerpo habrá ocupado los hidratos de carbono de los músculos, su combustible prioritario, y se verá obligado a emplear las calorías de las grasas para obtener energía. De otra manera, pasaríamos mucho tiempo realizando ejercicio aeróbico (horas) para lograr una quema significativa de grasas. De esta forma, unos 20 minutos al final de la sesión serán de gran utilidad.

Además, cabe destacar que el orden propuesto va de la mano con el trabajo que las hormonas de nuestro cuerpo hacen a lo largo de nuestra estadía en el gimnasio. Las hormonas anabólicas, es decir de construcción de tejido muscular, trabajan en plenitud entre los primeros 45 a 60 minutos desde que iniciamos  un entrenamiento. A partir de entonces, no sólo todo trabajo con sobrecarga perderá eficiencia, sino que el efecto de quema de grasas del cuerpo se ve optimizado al bajar la actividad de estas hormonas. Es el momento indicado.

Un ejemplo estándar, entonces, sería una rutina que cuente con una breve entrada en calor de movilidad articular y elongaciones,  seguida por una rutina de sobrecarga de alrededor de 45 minutos y por último 20 minutos de trabajo aeróbico de baja intensidad (no debe cansarnos), sobre la cinta o la bicicleta estática.

Imagen del artículo

Para quemar grasas: sobrecarga+aeróbicos
  Consejos, Ejercicio físico