Orina con mal olor: ¿Síntoma de infección urinaria?

Orina con mal olor: ¿Síntoma de infección urinaria?La orina con mal olor en los niños puede ser un signo de una posible infección urinaria. Sin embargo, los especialistas lanzan una señal de alerta indicando que no siempre el mal olor en la orina indica la presencia de este tipo de infección.

Esta idea proviene de un grupo de investigadores que analizó a cerca de 331 niños pequeños atendidos por una posible infección urinaria. A todos se les realizó análisis de orina y se obtuvieron informaciones sobre la salud general de los niños y los síntomas evidenciados durante los dos días anteriores.

Lo curioso fue que, de estos niños, sólo un 15% fue diagnosticado con una infección urinaria. No obstante, según lo referido por los padres, el 57% de los que tenían niños diagnosticados con infección urinaria habían detectado el mal olor en la orina en los días anteriores. Sin embargo, el 32% de los demás padres de niños que no tenían una infección urinaria también había detectado este mal olor.

Por esta razón, los investigadores afirman que aunque el mal olor en la orina es un signo posible de una infección urinaria, no resulta un síntoma completamente eficaz y certero para determinar la presencia de la enfermedad por lo que sería mucho mejor realizar las pruebas pertinentes y no automedicar al pequeño.

Debemos recordar que la infección urinaria también presenta otros síntomas, como por ejemplo:

– Una necesidad urgente de orinar.

– Ardor y dolor al orinar.

– Color turbio o anormal de la orina.

Fiebre y escalofríos.

– Vómitos y náuseas.

– Dolor en el costado o en la espalda.

Para tratar las infecciones del aparato urinario normalmente se indican antibióticos (si están causadas por bacterias) o con antivirales (en el caso de que estén causadas por virus). Los antibióticos más usados son el trimetoprim, la amoxicilina y la ampicilina. En los últimos años también se han aprobado otros fármacos como la ofloxacina, ciprofloxacina y trovafloxina.

  Consejos, Enfermedades, Pediatría