No abandones la dieta por un mal día

Es normal que muchas personas se desanimen ante el primer traspié de la dieta. Sin embargo, debes saber si por hacer una comida fuera de lugar, dejar una sesión de actividad física o realmente haber comido sin límites durante un día, esto no es el fin y no tira por la borda tu esfuerzo anterior. Por supuesto, debes intentar que esto no ocurra, pero si tienes algún desvío en la dieta, esto no es excusa para abandonarla.

En primer lugar, recuerda que para aumentar de peso se necesita mucho más que un postre calórico o una hamburguesa. Son muchas las calorías que debes acumular para que se acumule grasa en tu cuerpo. Si te excediste en una comida puedes cenar liviano esa noche (por ejemplo sólo una ensalada) o simplemente considerarlo tu plato libre de la semana. Esto, claro está, dependiendo de la urgencia de perder kilos que tengas.

También vale señalar que una jornada de ejercicio no es determinante. Lo importante es la regularidad. S faltaste al gimnasio o no fuiste a correr un día puedes compensarlo en el día que habitualmente tienes libre, o con alguna actividad recreativa que implique movimiento como el baile, deportes de equipo o un paseo en bici. Siempre es importante que tu mente no se sature.

Quizás si tu exceso fue muy grande, como por ejemplo en una fiesta en la que comiste varios platos y postres, no te desanimes. Quizás debas ajustarte un poco con un día de desintoxicación y luego a seguir con la dieta con todas las energías renovadas.

Lo importante es tener en claro que ante todo una dieta implica paciencia y una conducta a lo largo del tiempo. Por ello no desesperes por alguna tentación que te haya hecho ceder en el camino y sigue en busca del peso ideal.

Imagen del artículo

No abandones la dieta por un mal día
  Consejos, Perder peso, Peso ideal