Mitos: alimentos que engordan

Es sabido que en el mundo de la nutrición circula mucha información errónea y sin base científica. Se trata de “saberes” populares que muchas personas incorporan en sus dietas pero que en realidad no produce los efectos beneficiosos que se buscan en el cuerpo. En este caso, hablaremos de mitos sobre los alimentos que engordan. Veamos algunos de ellos:

“La pasta engorda”: hemos visto que las pastas habitualmente parecen ser “las malas de la película”. Sin embargo, la mayoría de estos platos contienen poca o nada de grasa, y esto hace que puedan incorporarse perfectamente a la dieta. Desde luego, debes hacerlo con moderación ya que contiene hidratos de carbono, pero recuerda que estos son necesarios. Más aún si realizas actividad física.

“El pan engorda”: con el pan ocurre algo similar a lo que sucede con las pastas. Es un alimento que contiene hidratos de carbono, pero muy poca o nada de grasa, y un número moderado de calorías. Si mides tus raciones puedes incorporarlo a la dieta perfectamente.

“Los plátanos y las uvas engordan”: este mito también se hace presente en otras frutas como higos o cerezas. La realidad es que se trata de frutas un tanto más calóricas que una manzana o una mandarina, pero igualmente son preferibles a muchas comidas con altos contenidos de grasa, ya que el contenido de estas frutas es principalmente de azúcar y no de grasas. Además, las frutas aportan vitaminas necesarias para nuestro cuerpo.

“El huevo engorda”: el huevo es otro de los alimentos con mala fama que existe, ya que no sólo se lo señala como calórico sino que además se lo culpa de elevar enormemente el colesterol. La realidad es que el huevo tiene propiedades nutricionales muy positivas y que puede consumirse moderadamente. En realidad, la clara de huevo, si la separamos de la yema, es una excelente fuente de proteínas que no aporta grasas ni demasiadas calorías.

Imagen del artículo

Mitos: alimentos que engordan
  Consejos, Perder peso