Mi hijo se orina en la cama: ¿Qué hago?

Mi hijo se orina en la cama: ¿Qué hago?“Mi hijo se orina en la cama ¿qué puedo hacer?” Esta es una de las preocupaciones más comunes de los padres que, ante un problema para el cual no conocen la solución, acuden desesperados al especialista. Sin embargo, existen algunos procedimientos que quizás puedas emplear en casa cuando tu niño aún se orina y ya tiene más de 5 años de edad.

El principal objetivo de estas técnicas es hacer consciente a tu hijo de que se orina en la cama y entrenarlo para controlar su micción. Para ello, te proponemos que realices estos ejercicios de manera divertida y cómoda ya que así el pequeño se estimulará a seguir con el “tratamiento”.

Una forma muy eficaz para controlar la micción del niño y aumentar la capacidad funcional de la vejiga es que le hagas consumir a lo largo del día muchos líquidos, de manera que cuando tenga deseos de ir al baño lo exhortes a que se contenga. Al inicio bastará con que logres que se retenga unos pocos segundos; sin embargo con el paso del tiempo podrás aumentar paulatinamente el tiempo que retiene la orina.

Otro de los procedimientos más eficaces consiste en ayudarlo a fortalecer los músculos implicados en la micción. Para ello lo exhortarás a cortar el flujo cuando este orinando. Al inicio deberás realizarlo cuando ya esté acabando de manera que la presión en la vejiga sea menor; sin embargo, con el paso del tiempo podrás adelantar ese momento e incluso, cortarlo en dos o tres ocasiones mientras orina.

Para lograr que tu hijo realmente sea consciente del problema que tiene y gane en responsabilidad será importante que lo incites a recoger su propia ropa. Cada vez que el niño se orine, le enseñarás a recoger la ropa sucia de la cama, así como la que lleva puesta y llevarla hacia el cesto. De esta manera, él asumirá que tiene un problema que debe superar y pondrá mayor empeño en la tarea.

Obviamente, si con estas técnicas el problema no se resuelve, tendrás entonces que acudir a un especialista que te oriente qué hacer. Eso sí, recuerda que estas técnicas no dan resultados instantáneos, deberás esperar al menos un mes para comenzar a apreciar la mejoría.

  Consejos, Medicina, Pediatría