Menos grasa

No es una tarea imposible comer con menos grasa y aún así disfrutar de un buen sabor a la hora de las comidas. A menudo, muchas personas que inician la dieta la terminan abandonando porque creen que dejar las grasas consiste únicamente en consumir lechuga y manzanas. Esto está muy lejos de la realidad, ya que puedes comer rico y con menos grasa.

En primer lugar, debes considerar la gran cantidad de productos descremados que se comercializan hoy en día y con muy buen sabor. Un ejemplo son los lácteos reducidos o libres de grasas. Si eres de los que cree que el sabor es sumamente diferente, prueba las variedades como yogures endulzados con frutas o cereales. O emplea leche con un porcentaje graso bajo ante de la que es completamente descremada (es muy preferible al lado de la leche entera).

Prueba eliminar los productos de bollería por pan fresco con algo de jalea o queso de untar. Lejos de la creencia popular, el pan es un alimento con un porcentaje graso muy bajo. Desde luego, debes consumirlo con moderación  pero es mucho mejor a galletas hechas con manteca o bollos.

A la hora de la comida, deja de lado la sartén y los fritos. Puedes comer patatas al horno, carne al grill o la parrilla o vegetales salteados en un wok. A la hora de preparar las carnes o el pollo recuerda quitar la grasa visible antes de la cocción, ya que si lo haces luego, mucha adiposidad ya se habrá mezclado entre el tejido magro.

Si quieres darte un gusto a la hora del postre, no tienes que pensar en mucha grasa tampoco. Muchos postres deliciosos tienen una cantidad moderada de azúcar, si consumes una porción razonable.

Imagen del artículo

Menos grasa
  Consejos