Mancuernas Caseras

Muchas personas aseguran que no pueden entrenar adecuadamente dado que no cuentan con recursos para ir a un gimnasio o comprar algunas mancuernas. Sin embargo, estas no son nada más que excusas, ya que siempre es posible entrenarse. Un ejemplo claro de esto es el uso de mancuernas caseras.
Las mancuernas caseras pueden ser cualquier elemento de tu hogar que puedas usar para entrenar como si fuera una pesa o mancuerna del gimnasio. Para esto, simplemente deja volar la imaginación. Nosotros, de todas formas, de daremos algunos ejemplos:
Botellas: puedes cargarlas de agua o arena, y usar de distintos tamaños para tener distintos pesos. Son la opción más sencilla de todas y tienen un agarre bastante práctico para ejercitarse.
Bolsas: se encuentras algunas de plástico y materiales resistentes, pueden ser de gran utilidad, ya que puedes cargarlas a tu antojo y variar el peso según la intensidad que desees.
Baldes: para cargar con agua y cogerlos del mango, son una muy buena forma de hacer algunos ejercicios.
Libros: si eres de los que acumulan libros viejos, puedes darle un nuevo uso a los mas resistentes y es el de entrenar empleándolos como mancuernas caseras.
Esta es sólo una lista tentativa. Desde luego, puedes encontrar mucho más mirando a tu alrededor en tu hogar. Pon especial atención a que se trate de objetos cuyo peso pueda variarse (como bolsas o botellas) o que se adapten a las necesidades de peso que requieres.
Recuerda que no es necesario contar con dinero o con un lujosos gimnasio para entrenarte. Lo importante es conocer bien que movimientos trabajan cada músculo, y de esa manera implementarlos para una rutina. Y, desde luego, para esto puedes usar las mancuernas caseras.

Imagen del artículo

Mancuernas Caseras
  Consejos, Ejercicio físico