Los usos del arándano

Los usos del arándanoEl arándano es una planta natural de la cual se extraen sus frutas maduras y las hojas secas para elaborar diversos medicamentos que servirán en el tratamiento de algunas enfermedades.

Los usos del arándano se aplican al tratamiento de la visión, sobre todo de la visión nocturna y de algunas afecciones oculares como las cataratas y los trastornos de la retina debido a la gran concentración de sustancias químicas beneficiosas para la vista que posee esta planta. También suele emplearse en el tratamiento de las afecciones del corazón y de los vasos sanguíneos, sobre todo en los casos de endurecimiento de las arterias, de las venas varicosas, en el dolor de pecho y en los casos en que se aprecia una disminución en el flujo de sangre.

Es común además, el empleo del arándano para aliviar los síndromes de fatiga crónica, así como en los pacientes con hemorroides, diabetes, gota, infecciones en la piel y en los desórdenes gastrointestinales. El arándano también es recomendado por los especialistas en el tratamiento de las enfermedades renales y en las infecciones del tracto urinario.

Según los médicos, el arándano posee determinadas sustancias químicas denominadas taninos que actúan en los casos de diarreas, de irritación en la boca y de la garganta pero también disminuyen los niveles de azúcar y colesterol en sangre y favorecen la circulación sanguínea.

En lo que respecta al consumo del arándano, los especialistas le recomiendan a las mujeres embarazadas y las lactantes que se abstengan del mismo, así como a los pacientes programados para cirugía pues como el arándano afecta los niveles de azúcar en sangre podría interferir en el control del azúcar durante y después de la intervención.

Tampoco es recomendable ingerirlo en grandes cantidades si se consumen algunos medicamentos, sobre todo aquellos que retardan la coagulación sanguínea como la aspirina, el diclofenac, el ibuprofeno naproxeno y otros. En este caso, es mejor consultar con el médico de cabecera.