Los suplementos de calcio: ¿Más riesgos que beneficios?

Los suplementos de calcio: ¿Más riesgos que beneficios?Los suplementos de calcio son ingeridos habitualmente por las personas adultas que comienzan a padecer dificultades óseas y que no encuentran en la comida diaria la cantidad necesaria para suplir las necesidades de calcio que tiene su organismo. De hecho, en los últimos años la publicidad ha realizado un hincapié especial en la importancia de consumir calcio hasta el punto que en el imaginario popular se ha instaurado la idea de que los suplementos de este oligoelemento son muy beneficiosos para la salud.

Sin embargo, un reciente estudio publicado en la revista Heart afirma que el consumo de suplementos de calcio podría aumentar el riesgo de padecer un ataque cardíaco.

Los investigadores analizaron a casi 24.000 personas de Alemania preguntándoles sobre su dieta diaria, las peculiaridades de su nutrición, si tomaban o no complementos de vitaminas y/o minerales, y sobre las enfermedades que poseían. Así, encontraron que las personas que consumían en su dieta diaria cerca de 820 miligramos de calcio poseían un riesgo menor de padecer un ataque cardiaco que el resto de los participantes del estudio.

La mala noticia es que también hallaron que cuando la ingesta de calcio diaria superaba los 1.100 miligramos, el riesgo de padecer un problema del corazón no disminuía. Además, entre las personas que consumían suplementos de calcio se encontró un aumento de 86% de los casos de ataques cardíacos.

Así, los investigadores comprobaron que una ingesta moderada de calcio a partir de los alimentos naturales contenidos en la dieta puede conllevar a una disminución del riesgo de padecer un ataque cardiaco. Sin embargo, una ingesta complementaria podría aumentar este riesgo.

Los autores del estudio no conocen aún los mecanismos implicados en este proceso aunque suponen que los efectos del exceso de calcio puedan deberse a su acción dañina sobre las paredes de los vasos sanguíneos, lo cual conllevaría a padecer ataques cardíacos.

Obviamente, en este punto sería oportuno valorar los efectos del calcio pues aunque se conoce que los complementos podrían reducir las fracturas en un 10%, también podrían aumentar el riesgo de ataque cardiaco en un 25%. Por lo tanto, la elección de consumir los complementos o no deberá sustentarse en un exhaustivo análisis clínico de las condiciones personales de cada paciente.

  Consejos, Estudios