Los riesgos que implica la limpieza excesiva

Los riesgos que implica la limpieza excesivaLa higiene personal es importante y es un tema en el cual hemos avanzado muchísimo en los últimos años. Sin embargo, ahora caemos en el riesgo de pecar por una limpieza excesiva. Entonces… ¿cómo lograr un equilibrio? ¿Cómo mantenernos limpios sin afectar nuestra salud?

1. La ducha todos los días: ducharse una vez al día es importante pero los especialistas recomiendan que no se tome la ducha más de una vez, a menos que haga mucho calor. Además, se debe elegir un jabón o gel neutro, que no sea demasiado fuerte o agresivo con la piel. Incluso se recomienda no frotar fuertemente los jabones o las esponjas contra la piel, un masaje suave es suficiente.

2. La limpieza de los dientes: lavarse los dientes todos los días no solo es recomendable sino obligatorio para evitar los problemas dentales. Sin embargo, evita los movimientos demasiado duros, sobre todo en la zona de las encías. Es mejor apostar por movimientos fluidos y que sigan la dirección de derecha a izquierda en lugar de arriba hacia abajo. Además, lo ideal es cepillarse los dientes 30 minutos después de haber comido ya que así se evita que las sustancias ácidas ingeridas con algunos alimentos dañan el esmalte.

3. La limpieza de la casa: uno de los errores más comunes de la sociedad moderna es el miedo que nos ha inculcado hacia los gérmenes y bacterias. Por eso se venden decenas de productos desinfectantes para las casas. Obviamente, una casa sucia es fuente de enfermedades pero una casa excesivamente limpia tampoco es muy saludable.

No es casualidad que en los últimos años se haya constatado un aumento considerable en el número de niños afectados por alergias. Entre otros factores, una de las causas de esta “epidemia” es la limpieza maniaca de los ambientes donde nos desenvolvemos.

Por tanto, recuerda que es importante que los niños se expongan a ciertos agentes para que su sistema inmunológico aprenda a reconocerlos y cree defensas contra estos.

  Consejos