Leche condensada: Un producto energético que debe consumirse con moderación

Leche CondensadaSi bien el uso de la leche condensada no está muy extendido en todos los países europeos, en España y buena parte de Latinoamérica existen personas que no conciben un café sin la misma. Pero… ¿qué efectos tiene la leche condensada sobe nuestra dieta?

La leche condensada nos ayuda a recuperarnos después de haber realizado un gran esfuerzo físico e incluso se recomienda su consumo a las personas que son inapetentes o a quienes se encuentran desnutridos. Pero no es saludable en los casos de personas que sufran de diabetes, de obesidad o que posean los triglicéridos altos.

Para elaborar la leche condensada se elimina una gran parte del agua que posee la leche de manera natural y se le añade una gran cantidad de azúcares que actúan como conservante de la leche. El resultado es un producto muy energético y dulce, que generalmente se utiliza en la repostería.

El proceso de deshidratación hace que muchos de los componentes de la leche se concentren, dando lugar a un producto nutritivo pero también muy energético. De hecho, aproximadamente 100 gramos de leche condensada presenta cinco veces más calorías y hasta once veces más azúcar que la leche natural.

En relación con la cantidad de grasas, ésta es tres veces mayor en la leche condensada (siempre comparándola con la leche normal) y aumenta los ácidos grasos saturados y el colesterol, sobre todo si se realiza con la leche entera.

Actualmente también es posible adquirir diferentes tipos de leche condensada; resaltando la leche condensada entera, la semidesnatada y la desnatada que se diferencian fundamentalmente en su contenido en grasas. Como puede presuponerse, la leche condensada desnatada resulta más beneficiosa para la salud, si se habla en términos de calorías y de grasas ya que aporta más o menos las mismas que la leche entera.

Como ya podrá comprenderse, la leche condensada es un producto a degustar en pocas cantidades y sólo si no se padecen de enfermedades como la hipercolesterolemia, enfermedades cardiovasculares o hipertrigliceridemia.

  Consejos, Dietas