Las frutas como postre: ¿Engordan?

frutas¿Sabías que en la actualidad aproximadamente un tercio de la población mundial padece obesidad o sobrepeso? Muchas de estas personas han intentado adelgazar pero no lo han logrado, o al menos no consiguen que la pérdida de peso sea estable a lo largo del tiempo. Esto se debe, en parte, a que siguen dietas milagros o consejos nutricionales que no tienen ninguna base científica.

En este sentido, uno de los consejos más comunes consiste en evitar las frutas, sobre todo después de las comidas pues existe la creencia de que estas engordan. ¿Es cierto o se trata simplemente de un mito?

La cantidad de calorías de una fruta no depende del momento en que se ingiera

Los diferentes tipos de frutas nos aportan distintas cantidades de calorías. Por ejemplo, mientras que una manzana nos aporta 80 Kcal, una rodaja de melón representa 100 Kcal y una mandarina, apenas 50 Kcal. Sin embargo, el aporte calórico de estas frutas es siempre el mismo, independientemente de cuándo las comamos, antes o después de las comidas. No existen estudios científicos que indiquen que las frutas después de las comidas, nos hagan engordar.

La clave está en la sensación de saciedad

La sabiduría popular no anda del todo desacertada cuando recomienda que las frutas no se conviertan en un postre. De hecho, uno de los principales beneficios que aportan las frutas para una dieta de adelgazamiento es su poder saciante. Por tanto, nos puede llenar tanto como otros alimentos, pero aportándonos menos calorías.

De esta forma, si comemos la fruta antes de la comida, es probable que nos sintamos saciados antes y, por ende, que comamos mucho menos a la hora de la cena. Al contrario, si las comemos como postre, es probable que consumamos más alimentos ya que la señal de saciedad tarda una media hora en viajar desde el estómago hasta el cerebro.

Por consiguiente, es posible que las personas que consuman las frutas antes de la cena, coman menos y, por eso, notan una pérdida de peso más rápida. Sin embargo, no se trata de la cantidad de calorías que aportan las frutas sino de su poder saciante.

De todas formas, antes o después de las comidas, las frutas son imprescindibles como parte de una dieta balanceada ya que nos aportan agua, vitaminas, minerales y fibra. Por eso, si quieres consumir las frutas como postre, puedes seguir haciéndolo, solo es necesario que reduzcas las porciones de comida y no sigas comiendo hasta que aparezca la sensación de saciedad.

Imagen del artículo

Las frutas como postre: ¿Engordan?
  Consejos, Dietas