¿Es posible compensar un atracón haciendo ejercicio físico?

ejercicio comidaTodo aquel que se esté planteando perder peso o que desee mantenerse en forma, debe conocer una fórmula básica: la obesidad llega de la mano de un desbalance energético. En práctica, ingieres más calorías de las que quemas a diario. Por eso, una de las creencias más extendidas es que cualquier exceso en la mesa, se puede compensar después con una buena dosis de ejercicio. Sin embargo, ¿es realmente así?

¿Cómo funciona el gasto calórico?

El gasto calórico total es un indicador para las calorías que una persona gasta en un día. Ese gasto depende, esencialmente, de la cantidad de actividad física que realicemos y del gasto energético basal.

El gasto energético basal es la energía que nuestro cuerpo utiliza para sus funciones vitales. De hecho, cada vez que respiramos, que la sangre circula por nuestro organismo o que debemos digerir la comida, estamos consumiendo energía. Cada persona tiene un gasto energético basal diferente, aunque la media puede ser de unas 1.100 Kcal/día.

Por otra parte, encontramos el gasto calórico que proviene de la actividad física y el ejercicio, se trata del movimiento corporal, ya sea cuando practicamos deporte que cuando subimos las escaleras o limpiamos la casa. Este tipo de actividad es la que más calorías nos permite quemar, por lo que si llevamos una vida sedentaria, es fácil que la cantidad de calorías que ingerimos, sobrepasen con creces las que quemamos.

Por supuesto, el gasto calórico dependerá, esencialmente, de la intensidad del ejercicio, el tiempo que se dedique y el metabolismo. Pero, en líneas generales, caminar durante 30 minutos equivale a unas 140 Kcal, correr o ir en bicicleta durante 30 minutos permite quemar unas 300 Kcal y nadar durante 30 minutos permite quemar unas 255 Kcal.

Como puedes apreciar, el ejercicio físico sirve para equilibrar el balance energético. No obstante, eso no significa que se pueda abusar de la comida para después compensarlo a base de gimnasio. Los excesos dietéticos no se suelen compensar tan fácilmente, o al menos no basta tan solo media hora de ejercicio al día. De hecho, debes tener en cuenta que un desayuno normal (un vaso de café con leche con un cruasán) representa unas 500 Kcal y que un simple sándwich de jamón y queso son unas 350Kcal.

Aún así, debes saber que todas las calorías no son iguales. Es mejor obtener la energía que necesitamos de la carne magra, las verduras y las frutas que de los productos industriales, ricos en azúcar y harina refinada ya que estos últimos fomentan la grasa corporal y no aportan muchos nutrientes.

Imagen del artículo

¿Es posible compensar un atracón haciendo ejercicio físico?
  Consejos, Ejercicio físico