Las consecuencias de morderse las uñas

Las consecuencias de morderse las uñasMorderse las uñas es un comportamiento habitual entre muchas personas. Por lo general es un trastorno que comienza en la niñez con un fuerte matiz ansiógeno y que lleva al niño a morderse desesperadamente las uñas. Sin embargo, con el paso del tiempo, el comportamiento va perdiendo su fuerte carácter psicológico para convertirse meramente en un hábito, en un proceso automático. No obstante, contrario de lo que muchas personas popularmente piensan, las consecuencias de morderse las uñas van más allá del problema estético.

Morderse las uñas es un comportamiento que afecta directamente la estructura y el crecimiento de las mismas pues al mordisquear se generan micro roturas que la obligan a crecer de manera desigual sin cubrir totalmente la superficie de la carne.

De esta manera, al mantener las uñas excesivamente cortas también suelen aparecer dolores en los dedos en el momento de asir objetos con las manos pues la adherencia y la precisión de los dedos disminuye en correspondencia con la pérdida del tamaño de las uñas.

Pero además, el morderse las uñas provoca un fuerte efecto sobre los dientes debido al constante golpeteo sobre ellos. De esta manera, se aumenta la zona de desgaste y de sensibilidad de las piezas dentales al perder el esmalte que los recubre y protege.

Por otra parte, este comportamiento  puede provocar un problema de maloclusión dental con la consecuente dificultad para masticar adecuadamente la comida que se ingiere. Así mismo, este acto implica una entrada segura de bacterias y hongos por vía oral al organismo (debido a la enorme cantidad de microorganismos que se encuentran en las uñas y que son ingeridos mediante este comportamiento pudiendo desencadenar una seria infección, no solo en la boca sino en el tracto digestivo u otro sistema corporal).

Por último, el morderse las uñas también se ha relacionado con la posibilidad de desencadenar dolores articulares en la mandíbula a consecuencia del constante trabajo que se realiza para ejecutar esta acción tan habitual. En fin, que más que un simple acto automático, el morderse las uñas provoca una serie de efectos negativos sobre la salud de la persona que deberíamos reconsiderar.

  Consejos, Medicina